Bloqueo, corrupción e ineficiencia dañan gestión de Gobierno

0

 

El presidente Nicolás Maduro en su mensaje anual a la nación destacó el hecho de haber logrado la paz y la estabilidad política para el país.

Para los especialistas y el pueblo, las mafias del combustible deben ser atacadas con mano dura, ética y conciencia colectiva

Luego de otro año difícil para el país, pero donde comenzó a vislumbrarse una luz de esperanza en el lejano horizonte, el presidente Nicolás Maduro presentó ante la Asamblea Nacional, tal como lo establece la Carta Magna, su memoria y cuenta de gestión al frente del Ejecutivo Nacional durante el año 2021; año en el cual, tal como dijo el propio Jefe del Estado, la nación registró una leve mejoría económica en medio de una pandemia y un bloqueo económico que no cesa y que más bien cada día parece intensificarse.

Durante su discurso, de un poco más de tres horas, el Primer Mandatario Nacional habló de diversos temas, entre los que destacó la necesidad de luchar contra la corrupción en el suministro de combustible subsidiado, así como de la necesidad de mejorar la prestación de los servicios públicos; es decir, defenestrar la ineficiencia enquistada en los entes del Estado encargados de prestarlos. De igual manera, sus palabras se pasearon por la lucha que el pueblo venezolano y su gobierno han tranzado contra el covid-19, y de lo difícil que se le hace a la gente acceder a los servicios de salud y a las medicinas de alto costo por la guerra económica.

También hizo referencia al crecimiento económico de más de 7 % que registró el país en los últimos meses del 2021, y a la recuperación que se vislumbra para este 2022. Manifestó que es necesario hacer irreversible la Revolución Bolivariana y transitar hacia el socialismo, por lo cual planteó la necesidad de ejecutar unas líneas de acción a partir de este año, tales como el 1×10 del Buen Gobierno, la elaboración de mapas de problemas y soluciones y la concreción de una agenda concreta del poder popular, donde el soberano sea escuchado y principal ejecutor; y, por último, presentó la nueva fórmula de las 3R: Resistencia creadora, Renacimiento del país y Revolucionar todo, hacerlo de nuevo y hacerlo cada día mejor.

Destacó la paz y estabilidad política alcanzada

Para el economista y diputado a la Asamblea Nacional (AN), Tony Boza, si bien estos elementos son muy resaltantes en la alocución presidencial, por su significación social y económica, no es menos cierto que hay otros objetivos de gran importancia, como aquellos que están en la esfera político-estratégica, “que impacta toda la vida nacional, en todas sus facetas y dimensiones”, recalcó el parlamentario y agregó que ese logro fundamental alcanzado en el año 2021, el cual no es bien valorado muchas veces, es la paz alcanzada y la estabilidad política, la cual, según su opinión, es la base para el desempeño y desenvolvimiento de otros elementos que constituyen la vida republicana.
“Creo que ese es el componente político más importante rescatado en el discurso del presidente Nicolás Maduro. Aparejado a este logro alcanzado de la estabilidad política, el Presidente resaltó el fracaso del mal llamado ¨interinato¨, ese adefesio que fabricó el imperio estadounidense con sus vasallos lamebotas de la derecha radical y asesina”, enfatizó el parlamentario.

Por su parte, para el profesor universitario y también diputado de la AN, Juan Romero, se hace necesario destacar que el discurso del presidente Nicolás Maduro tiene particularidades; tales como el hecho de que por primera vez se da un contexto económico que no es tan grave como en años anteriores, ante el crecimiento económico reflejado por el país en los últimos meses del 2021; y el otro es que se da en un momento político muy interesante, porque, luego de las elecciones del 21N, es un discurso de balance de lo que ha sido un proceso de resistencia muy importante en términos políticos.

“Fue un discurso bien dinámico desde esas dos aristas, y sobre todo desde la interpretación que el propio Presidente hace de esos resultados y de la obligación de mejorar en términos de la gestión pública”, resaltó el legislador zuliano.

La corrupción es una amenaza para la Revolución

En lo que respecta a intensificar la lucha contra la corrupción en el suministro de gasolina, el diputado Tony Boza expresó que la Revolución Bolivariana, en plena guerra económica y pleno bloqueo, también ha tenido que enfrentarse a la vieja dolencia de la corrupción, batalla que no ha sido fácil, porque el aparato estatal se ha convertido en un verdadero muro, en una gran barrera.

“Hoy vemos problemas serios en materia de corrupción, ahí tienes el tema de la gasolina. A pesar de los esfuerzos estructurales, de cambiar el concepto del subsidio de los combustibles, cambiar el diseño, con base en el rentismo petrolero, de acceder a los derivados del petróleo, a una política que nos haga más responsables en el usufructo de los bienes producidos por el Gobierno; entonces se confabulan funcionarios, de diversos rangos y de diversas instituciones y también particulares que obtienen provecho. Se convierten en un cáncer, que irrita, que desmoraliza a las mayorías, que son gente honesta, trabajadora”, resaltó el también economista y recordó que el Mandatario en su discurso solicitó activar un proceso para denunciar y acabar con las mafias de la gasolina que, al parecer, ha comenzado a dar resultados.

Para el diputado Juan Romero, el llamado del presidente Nicolás Maduro de atacar la corrupción en el suministro de combustible, debe ser comprendido en el hecho que al ser Venezuela un país petrolero, el tema de la producción de la gasolina es un tema simbólico.

“Yo creo que la lucha contra la corrupción transversaliza toda la gestión pública, pero uno de los epicentros es efectivamente Pdvsa, entre otras cosas porque este es un país petrolero. Es decir, muy a pesar de los esfuerzos que el presidente Chávez hizo y que el presidente Nicolás Maduro hace, nosotros seguimos siendo una economía esencialmente petrolera, no hemos logrado diversificar la estructura productiva a pesar de todas las potencialidades, y al ser un país petrolero la producción y extracción de petróleo, así como el procesamiento, refinación y comercialización de los derivados del petróleo, entre esos la gasolina, es un tema de gran importancia simbólica”, recalcó Romero.

El también profesor de la Universidad del Zulia (LUZ) manifestó que acabar con la corrupción en todos estos procesos tiene un gran significado, y por ello el discurso del Jefe de Estado se centra en el tema de la corrupción en el suministro de gasolina; pero acotó que en los últimos tiempos el Mandatario ha hecho una diversidad de llamados a luchar contra la corrupción como una anomalía de la gerencia pública en Venezuela “Como una espada de Damocles que amenaza contundentemente el desarrollo del Proyecto Bolivariano y ante lo cual el llamado es a una actitud ética, de rectitud, de compromiso, de conciencia colectiva”, resaltó el catedrático.

Y así como estos dos diputados muestran su preocupación en relación con la corrupción en la distribución, venta y suministro de gasolina, la gente del pueblo llano, ese que sufre los embates causados por las mafias del combustible, que debe hacer largas colas para surtir sus vehículos y de esa manera poder trasladarse a sus puestos de trabajo o usan el carro como medio de producción, también reflejan preocupación en este tema y opinan que es necesario acabar con este terrible flagelo.

Miguel Ortiz, quien se encontraba surtiendo en la Bomba Falcón, ubicada en El Manicomio, informó que hay bombas como La Natividad, en La Pastora, y la Continental, en la avenida Sucre, que surten 20 carros y cierran la bomba al público, para luego despachar “bajo cuerda” a los que pagan llamándolos por teléfono.

“Para luchar contra este flagelo, el Gobierno debería hacer supervisión permanente para evitar la vacuna, así como cambiar la Guardia Nacional Bolivariana a diario y, además, eliminar los colectivos, que se creen que son dueños de las bombas”, afirmó Ortiz y agregó que el Gobierno debería hacer supervisión diaria y rotativa en todas las bombas y eliminar la placa, que la gente surta cuando quiera y/o cuando necesite.

Por su parte, el señor Carlos Mendoza, quien también estaba en la Bomba Falcón, manifestó que lo primero que debería hacer el Gobierno nacional para acabar con las mafias de la gasolina es hacer un seguimiento en cada gasolinera y mejorar la organización en cuanto al suministro de combustible.

“Yo opino que cada gasolinera debería cambiar o rotar a los militares y a los colectivos, que son los que tienen el control en las gasolineras. Para surtir les cobran en divisas y la cola de horas en espera si no pagas en dólares”, expresó Mendoza y precisó que se hace necesario un mejor esquema y propuesta en cuanto al suministro de gasolina, para acabar con las mafias y las largas colas en las diferentes estaciones de servicio.

Mientras que para el señor Alejandro Mayora, el Gobierno pudiera tener éxito en la lucha contra las mafias del combustible eliminando la diferenciación entre bombas subsidiadas y no subsidiadas, y habló sobre el porqué de su propuesta, precisando que “los que custodian las gasolineras se ocupan primero de meter a su gente, que a ellos les conviene porque les deja su ganancia en dólares. En unas cobran $10 x 60 Lts, en otras te cobran $20 x 80 Lts. Y de último nos dejan a los que estamos en la cola para echar gasolina subsidiada, y además nos limitan a llenar solamente con 40 Lts”, y agregó que esto es una muestra de la marginación que sufren los venezolanos que no cuentan con dólares en sus bolsillos.

Formación ideológica logrará servicios eficientes

En relación con la necesidad de acabar con la ineficiencia en la prestación de los servicios públicos, el profesor Juan Romero destacó que el problema de la Revolución Bolivariana es que en la administración pública hay un contexto muy heterogéneo. “Es decir, hay gente que dice ser de la Revolución Bolivariana, pero su comportamiento es completamente neoliberal, coincide efectivamente con una perspectiva de país de todos contra todos, a pesar de declararse, algunos, funcionarios públicos miembros de este Proyecto Bolivariano. En ese sentido, creo que la mayor dificultad que deriva del llamado del presidente Nicolás Maduro, a mejorar los servicios públicos, tiene que ver con un tema ideológico y de formación”, precisó Romero.

El catedrático explicó que la estructura de la gerencia pública debe generar un proceso de captación en donde el funcionario que tenga responsabilidad, cumpla efectivamente, comulgue con una idea de gestión pública socialista, colectiva, del bien general y no del bien particular.

“Por supuesto que estamos hablando de una de las mayores contradicciones que todo proceso revolucionario tiene. El Che Guevara en algún momento hablaba de ese tema, de cómo construir socialismo si el mecanismo de comportamiento es profundamente liberal, esa fue la gran disyuntiva que tuvo y que todavía tiene el proceso socialista cubano, y que por tanto nosotros también tenemos; es decir, cómo lo construimos, cómo avanzamos en el desarrollo del socialismo en una sociedad donde todavía está muy marcado el tema del capitalismo. Ahí tiene que ver formación, compromiso, seguimiento de la gestión, evaluación, concepto de la eficacia y la eficiencia y sobre todo de una planificación efectiva (…) ese es el principal reto para lograr la eficiencia de los servicios públicos”.

Por su parte, el parlamentario Tony Boza recordó que si bien es cierto que el bloqueo y las acciones coercitivas contra la patria, así como el terrorismo de Estados Unidos contra el país, han influido en el desempeño de los distintos niveles de gobierno a la hora de la prestación de los servicios públicos. Acotó que hay también un bloqueo mental en las personas que laboran en los distintos servicios públicos que presta el Estado, así como la existencia de mucha ineficiencia y corrupción, por lo que todos los venezolanos estamos obligados a combatirla.
“En cuanto a los saboteadores internos en las instituciones del Estado, es un asunto de método, donde los incapaces fracasan, los que ponen todo el esfuerzo, el empeño, el sudor y la sangre triunfan. Quienes gerencian esos procesos están también obligados a detectar y anular cualquier acción de sabotaje, porque también el pueblo se cansa de escuchar excusas”, remarcó el economista.
__________

Voces del pueblo

INGRID ARAUJO
PARROQUIA LA CANDELARIA

Para la señora Ingrid Araujo el Presidente reconoció que hay grandes fallas, y solicitó la ayuda de los funcionarios, electos o no, para poder solucionar los problemas del país y de los servicios. Entonces, se hace necesario que pueblo y Gobierno apoyemos al Presidente en la solución de esos problemas de los servicios de agua, de electricidad, de telefonía.

TANIA FERNÁNDEZ
PARROQUIA SAN JOSÉ

Por su parte, la señora Tania Fernández afirma que es importante que, a pesar de la radicalización del bloqueo, Venezuela está presentando un importante crecimiento económico, independientemente de las sanciones y esa oposición apátrida. La economía está mejorando, aumentó la producción petrolera y eso en gran parte se debe a la capacidad de resistencia del pueblo.

ARMANDO SÁNCHEZ
PARROQUIA SUCRE

Para el señor Armando Sánchez es importante que se sincere la economía, que haya un aumento de los sueldos en bolívares o en divisas, que esté de acuerdo a la situación actual que estamos viviendo, el salario debe estar relacionado con el costo de la canasta básica, con la finalidad de frenar el malestar que causa el alto costo de la vida.

EDGAR MUÑOZ
PARROQUIA SANTA ROSALÍA

Mientras que para el señor Edgar Muñoz las instituciones que dependen del Gobierno tienen que ser un poco más eficaces, pues las fallas de los servicios son por la falta de profesionalismo y poco compromiso y responsabilidad que tienen quienes dirigen los servicios públicos. Si los responsables de éstos no tienen capacidad, la culpa va recaer en el Presidente de la República.

JUAN CARLOS PÉREZ DURÁN | CIUDAD CCS