LETRA DESATADA | Entre la subjetividad y la ideología

0

Miguel Antonio Guevara habla con seguridad. Su juventud (tiene 35 años) le permite abordar con sapiencia, valga la aparente contradicción, algunos temas. Nunca a mis 57 podré hablar con más propiedad que él de todos los mundos que conviven en los mundos virtuales. Coincide con mi hija, de 26, en que las subjetividades que se encuentran o nos encuentran desde los teléfonos celulares pueden estar desprovistas de ideología, son pura subjetividad. Mi subjetividad está hecha de mis ideas y desde mis ideas, son pura ideología y eso me permite vivir en paz con mi conciencia. Mi hija dice que su subjetividad cambia tanto como sus ideas y no tiene peo con eso. Me identifiqué con él cuando al hablar de sus inicios en el campo literario “confesó” que primero fue poeta por conveniencia editorial. En Venezuela es más fácil que te publiquen un libro de poesía que una novela, dice sin ningún atisbo de rencor o crítica. Eso es así y punto. Venezuela es pura poesía pero él se siente del carajo es narrando. También cree que en nuestro país el tema de los libros impresos ha tenido siempre algún nivel de paroxismo (el adjetivo es mío). Si hay papel y recursos se imprime y ya. Si no hay, pues no hay y así ha sido siempre. No es una particularidad de la quinta república. Eso sí, dice sin dejar lugar a dudas, no hay que dejar de editar libros. Impresos o digitales. Hay que seguir editando libros. En eso también coincidimos. Es la porfía de los llaneros de Barinas.

Todo esto y más nos lo contó en la Redacción de Ciudad CCS, un espacio donde la palabra en persona, la conversa entre varios, entre varias, es la noticia en tiempos de pandemia, donde verse y juntarse es una delicia. Libros digitales, periodismo digital, sí. Conversa o entrevista virtual, no. Fuera de subjetividades e ideologías, transcurrió la Cita con la Actualidad con Miguel Antonio Guevara, autor de Los Pájaros prisioneros solo comen alpiste, Mudable e It’s a selfie world.

Se acerca el 8 de marzo y no por eso hay que recordar a la mujer, pero también lo hacemos. Hay cuatro mujeres ministras nuevas en Venezuela. Guevara dio unas volteretas para zafarse de encasillamientos y capitular, finalmente, ante Teresa Ovalles para reconocer que en eso de estar a la vanguardia de lo verde, de lo ecológico, de la vida, de salvar el planeta, objetivo patrio de Venezuela, el feminismo les lleva varias morenas de ventaja a los hombres. La historia de la humanidad aún se escribe, aunque muchas creamos que el final llegará, porque ya comenzó. Mientras, en Venezuela, circula un calendario dedicado a los científicos y científicas, pero quienes fungen de protagonistas son puros machos. Es mezquino, injusto e irreal. El joven Miguel Guevara pasó por Ciudad CCS. ¡Enhorabuena! Sigamos.

CIUDAD CCS / MERCEDES CHACÍN