FISIOENACCIÓN | Afectación de la columna indispone para la acción

0

Saludos estimados lectores. En esta oportunidad les hablaré de un síndrome común en individuos deportistas o no, operados de columna vertebral, que no siempre logran resolver lo que los aqueja, ya que siguen sufriendo de dolor crónico persistente, este grupo diverso de personas ha tenido resultados insatisfactorios debido a la afección denominada síndrome de espalda fallida.

Este síndrome puede darse por varias causas, entre la cuales las más comunes son la inestabilidad de la columna que produce un movimiento excesivo de las vértebras, lo que puede atrapar la médula o los nervios, bien sea porque en anterior cirugía se haya extirpado el tejido óseo, los ligamentos que fijan la columna o porque que no se han unido los injertos óseos que se han colocado.

Otro causal es la fibrosis del canal medular, tomando como referencia que cada persona cicatriza de manera distinta, y el problema ocurre cuando esta cicatrización es excesiva y desmesurada al adherirse a los nervios, lo que causa un dolor crónico persistente, provocando la llamada fibrosis del canal medular.

La inadecuada selección de los pacientes para la cirugía, la reaparición de las hernias discales en la región cervical, produce dolor de cuello, brazos y en la región lumbar, siendo intensos y persistentes, por lo que se alivian escasamente con el tratamiento de fármacos y/o fisioterapia en ambos casos.

El diagnóstico de este síndrome debe ser hecho con especial cuidado por el neurocirujano, quien realiza el descarte del mismo mediante la exploración física y detallada, acompañado de estudios como la resonancia magnética, entre otras, esto hace determinar la causa exacta y las opciones de tratamiento.

La primera medida será el tratamiento con analgésicos y fisioterapia, si no hay mejoría, las inyecciones con esteroides y anestésicos sobre las vértebras para reducir el dolor y la inflamación son opciones y en otros casos los bloqueos nerviosos, ya en última instancia. Si el dolor no cesa será necesario colocar tornillos y barras junto a injertos óseos para conservar la resistencia de la columna.

Actualmente se han desarrollado técnicas de fusión vertebral mínimamente invasivas, para reducir el trauma de la intervención quirúrgica y con ello acelerar la recuperación, y la reinserción a las actividades físicas.

CIUDAD CCS / YDALMIS BRAVO