EEUU supera el millón de muertes por covid-19

0

El país norteamericano ya puede calificar la incidencia del coronavirus como el suceso más mortífero de su historia

Un millón de ausencias.

06/05/2022.- A la fecha, Estados Unidos (EEUU) registra 1.023.923 muertes asociadas al coronavirus, de acuerdo con datos ofrecidos por la plataforma Worldometer que refleja las estadísticas de la pandemia en tiempo real.

Se trata de una cifra espeluznante, en el país más rico y poderoso del planeta, que debe ser ponderada en toda su dimensión humana y social. Un millón de ausencias.

“No hay formas científicas, ni siquiera formas juiciosas, de medir el alcance y crueldad de esa cifra de un millón de muertos, como no lo hay para medir los de una guerra”, zanjó en un artículo publicado en Cubadebate el ingeniero cubano, José Oro.

Mientras el pueblo estadounidense llora a sus muertos, médicos, virólogos, biólogos, expertos de la salud, continúan indagando en torno a las claves que llevaron al gran país del norte hasta semejante desenlace sanitario. Pues la escala de pérdidas humanas vista en EEUU resultaba impensable el 29 de febrero de 2020, cuando se reportó oficialmente el primer fallecido por covid-19.

Al comienzo de la pandemia, la Casa Blanca estimó que al menos entre 100.000 y 240.000 estadounidenses podrían morir.

En ese primer tramo del año en que irrumpió la pandemia, la Casa Blanca estimó que al menos entre 100.000 y 240.000 estadounidenses podrían morir a causa del virus. Veintisiete meses y más de un millón de muertes después, el número de fallecidos en EEUU es el total más alto del mundo por un margen significativo.

Ningún otro país ha reportado tantas muertes

Brasil e India se posicionan, a la fecha, en segundo y tercer lugar, respectivamente. El gigante suramericano reporta este viernes 6 de mayo un total de 663.967 víctimas fatales por coronavirus; mientras que el país asiático registra 523.975. En otra magnitud, se ubican en lote: Rusia (376.696), México (324.350) y Perú (212.906).

Deficiencias en el sistema de salud y desigualdad social

Sin desestimar la incidencia que pudo haber tenido la inacción de políticas sanitarias durante el mandato del entonces presidente Donald Trump, las deficiencias y la desigualdad en el acceso al sistema sanitario gravitó en el desarrollo de la pandemia en EEUU, sobretodo en grandes conglomerados urbanos como la ciudad de Nueva York, cuya capacidad hospitalaria se vio sobrepasada en varias ocasiones, y que se constituyó durante varios meses en el epicentro de la pandemia a nivel mundial.

En la vecina Canadá, donde a decir de los expertos la tasa de reproducción del virus ha sido exactamente la misma, a lo largo de estos más de dos años los casos per cápita siempre fueron, en general, menos de la mitad que en EEUU. Hoy, Canadá tiene 39.673 personas fallecidas por covid-19.

Contrario al país que gobierna el mandatario Joe Biden, Canadá goza de un sistema de salud universal, descentralizado y financiado públicamente, que es administrado por sus provincias y territorios, donde la población, independientemente de su estatus socioeconómico, tiene acceso al cuidado integral.

“Tuvimos la oportunidad de ser un ejemplo brillante para el resto del mundo sobre cómo lidiar con la pandemia, y no lo hicimos”, sentenció el doctor Robert Murphy, director ejecutivo del Instituto Havey para la Salud Global.

Muchos y muchas en EEUU esperaban que sus autoridades controlaran mejor la propagación del virus. En las postrimerías de la pandemia, que aun no termina, el país norteamericano ya puede calificar la incidencia del covid-19 como el suceso más mortífero de su historia, pues mató a más del doble de personas que la sangrienta Guerra Civil (1861-1865), donde de manera oficial perecieron 498.332 seres humanos.

MATÍAS ABERG COBO / CIUDAD CCS