AHORA LOS PUEBLOS | Pichincha: victoria de la unidad

Anabel Díaz Aché

0

Ligadas mutuamente entre sí todas las repúblicas que combaten contra la España,

por el pacto implícito y a virtud de la identidad de causa, principios e intereses,

parece que nuestra conducta debe ser uniforme y una misma (1)

Simón Bolívar

 

La victoria del General Antonio José de Sucre, el 24  de mayo de 1822, en Pichincha, constituye el mejor ejemplo histórico, sobre la importancia estratégica que tuvo forjar la unidad en todos sus niveles, para concretar la independencia de la República de Colombia y los pueblos suramericanos. Demostrando que solo una fuerza grannacional, conformada por patriotas venezolanos, neogranadinos, quiteños, guayaquileños, peruanos, argentinos y chilenos, nos colocaron en mejores condiciones para vencer al enemigo, no solo por la superioridad numérica en la que nos colocó, sino por la posibilidad de reunir la experiencia, habilidad y destrezas de soldados disciplinados y altamente moralizados bajo un mando único.

El liderazgo de Bolívar se demostró en su capacidad de fraguar antes que la unidad militar, la unidad política entre las provincias que conformaban la Capitanía General de Venezuela, el Virreinato de la Nueva Granada y las provincias de Guayaquil y Quito, que significó coordinar y pactar acciones entre liderazgos que tenían diferentes visiones de la guerra y del proyecto político a conformar una vez lograda la independencia del decadente imperio español.

El combate en conjunto, la planificación, organización y puesta en marcha de la Campaña del Sur, reunió las voluntades de los pueblos hechos ejércitos en su diversidad y capacidad para mantener la unidad de mando en la consecución de objetivos comunes. El papel jugado por las poblaciones civiles, que desordenó la estructura de castas de la sociedad colonial en los espacios de conflicto, proporcionó armas, municiones, información, mujeres y hombres para las batallas de todas las castas que se reconocieron en la pugna por la definitiva independencia.

Doscientos años después, encontramos una Latinoamérica y El Caribe en plena lucha por romper la subordinación a los intereses de una potencia hegemónica en decadencia, con similares condiciones en el panorama internacional, donde se presenta nuevamente una pugna entre potencias, el imperio español, enfrentó la superioridad económica del Reino Unido y la invasión militar de Francia. Estados Unidos hoy afronta serias dificultades económicas por el sobrendeudamiento y una tensión fundamental entre la unipolaridad y la multipolaridad.

Las tensiones continentales se expresan en este momento en la próxima Cumbre de las Américas, a celebrarse el 6 de junio, donde la unidad de las naciones latinoamericanas, debería expresarse en todos sus niveles, siendo la tarea crucial de los pueblos ejercer la presión necesaria sobre los gobiernos titubeantes.

Anabel Díaz Aché

Fuentes Consultadas:

(1) Bolívar, Simón (2007).  Carta dirigida al director supremo de los Estados Unidos del Río de la Plata. Discursos y Proclamas del Libertador. Fundación Biblioteca Ayacucho. Disponible en: http://www.memoriasdebolivar.com/docs/nuevos/Discursos-y-proclamas-de-Libertador_Simon-Bolivar.pdf