Con alma y corazón se mantiene viva la danza

El profesor de Unearte Ricardo Rodríguez sueña con usar su talento para ayudar a los niños de la calle.

Pasearse por Unearte es ver de frente toda una cantidad de personas buscando un porvenir en el complicado mundo de la creación, ahí encontré a dos bailarines: Ricardo Rodríguez, profesor de la Universidad Experimental de las Artes, y Víctor Parra, estudiante. Ambos comparten sus opiniones.

—¿Ricardo, cuál es tu opinión como bailarín consagrado sobre las nuevas generaciones?

—La nueva generación está sumida en cambios profundos económicos y sociales que los lleva a una gran depresión emocional. Muchos han partido del país; los que se quedan trabajan desde el alma y el corazón, son los que mantienen viva la danza en el país.

—Dame una especie de currículum que muestre los mejores momentos de tu vida.

—En el kindergarten cuando bailé una danza tradicional, cuando me presenté al público y a la danza por primera vez, cuando ingresé en el Instituto Superior de Danza y conocí a grandes maestros como Yolanda Machado e Inés Rojas. Trabajar para las compañías del Teresa Carreño; Ballet Contemporáneo de Caracas; Ballet del Teatro Teresa Carreño, donde me forjé como artista; y en la Universidad de las Artes, donde me desempeñé como docente o como me gusta llamarme, “guía en la danza para las nuevas generaciones”. En este recorrido, me he podido dar cuenta de que lo más importante son los estudiantes, a quien dedico mi tiempo y conocimiento. Mi sueño futuro es poder darle cobijo a todos los niños de la calle y que a través de la danza vean una posibilidad de desarrollarse en nuestro país.

Víctor Parra se une a nuestra conversación mientras estamos sentados de cara a la avenida

Libertador, en frente del edificio de la Unearte en un hermoso día soleado.

—¿Cómo nació tu sueño de ser un artista completo?

—Mira, desde que vi que podía incorporarme a través de la música con muchas personas detrás de un coro de una iglesia.

—¿Cómo uniste el canto coral con la danza?

—Fue a través de abandonar la catequesis e ingresar a la Escuela de Formación Talento Emergente, dirigida en su momento por Heiker Ramos.

—Existen dos maneras de perpetuarse en la danza, la primera es como leyenda; la segunda como maestro. ¿Cuál prefieres?

—Desde mi punto de vista ser una leyenda es uno de los deseos más grandes que tengo como artista, pero no dejo de lado el ser un maestro porque al igual que una leyenda deja su legado, como maestro puedo dejar a muchas personas que sigan escribiendo ese legado.

El Comandante Hugo Chávez inauguró el 20 de septiembre de 2009 la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte). La unión de todas las expresiones artísticas agrupadas en un consenso de los institutos superiores de danza, música, artes plásticas y teatro. Desde entonces noveles talentos poseen un alma máter.

STAYFREE/CIUDAD CCS

Únase a la conversación