Cine Club: Nuestros amantes España (2016)

Nada es casual en este filme cargado de diálogos que enfrentan a la prosa y el verso en una conversación

38
38

El juego de miradas que surge entre dos personas que se ven por primera vez, y se atraen, genera una sensación de adrenalina que impulsa a los seres a dar el temido primer paso, que incluso a veces solo se queda en la imaginación.

La película española Nuestros amantes nos recuerda ese momento. Un hombre entra a una librería-café, pide un trago y toma asiento, inmediatamente surge el juego de miradas con una chica al fondo, quien sin vacilar se acerca, dando sin temor alguno y segura de sí, el primer paso.

Luego de romper el hielo, el drama se va desarrollando por medio de cargados diálogos que juegan entre la prosa y el verso, en diversas secuencias que marcan el encuentro de los protagonistas. La selección de las locaciones para el filme juega un rol fundamental en su estética, que muestra una ciudad de hermosos paisajes primaverales que residen a la movida intelectual, plazas, museos, cafés y parques que invitan a su recorrido.

Para complementar la belleza visual de la propuesta artística de la obra, es crucial el uso de filtros cálidos que resaltan los colores y la luz de la imagen.

El estilo vintage también participa en la propuesta artística y guionista del filme, en numerosas escenas hay elementos de utilería que resaltan esta tendencia tan marcada en la actualidad; además, la construcción de los personajes también se basa en este estilo, mostrando a unos protagonistas amantes del arte, la literatura y el cine. Incluso se deja en evidencia el culto a los escritores Truman Capote y Charles Bukowski, quienes son recordados junto a sus obras varias veces.

El director Miguel Ángel Lamata ha demostrado con esta película un desprendimiento de sus obras anteriores, enmarcadas en la comedia. Nuestros amantes aunque juega con el humor es mucho más reflexiva, con un discurso intelectual más marcado que adentra en sí mismo al espectador.

Los protagonistas (Michelle Jenner y Eduardo Noriega), cuyos nombres son revelados al estar bien adelantada la película, aportan riqueza actoral, e invitan a la identificación del espectador con su personaje, ambos desarrollan una química a través de varios juegos y cargadas de ricas conversaciones, que aunque son largas no aburren en ningún momento.

El aspecto más resaltante de Nuestros amantes es la constante invitación a la reflexión personal, durante varios momentos la película presenta una especie de reto que invita a descubrir lo que podemos conseguir si somos más atrevidos, en el buen sentido de la palabra, rompiendo los esquemas tradicionales que marcan el protocolo de una nueva relación, el filme a su vez también nos deja una espacio para interiorizar el estatus de nuestros sentimientos.

CINE DE AQUÍ: Nuevo Cine Latinoamericano

Durante la 39 edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, previsto del 8 al 17 de diciembre en La Habana, Cuba, serán exhibidas ocho películas restauradas, clásicas de la región.

Dentro de esa sección aparecen producciones de Argentina, Chile, México, Cuba, y Colombia, todas de importantes valores estéticos, avaladas por la crítica y aplaudidas por el público, dijo en un encuentro con la prensa el presidente del festival, Iván Giroud.

El cartel de Clásicos Restaurados anuncia Sur, filme argentino de Fernando Ezequiel; Tres tristes tigres, producción chilena de Raúl Ruiz; y la cinta colombiana Rodrigo D. no futuro, de Víctor Gaviria.

La cinematografía cubana estará representada por Lucía, de Humberto Solás, y Se permuta, de Juan Carlos Tabío; mientras la mexicana lo será por Canoa y Los motivos de la luz, ambas de Felipe Cazals.

Ver estas películas restauradas es la posibilidad de descubrir nuevos elementos, hacer nuevas lecturas, resaltó Giroud, además de ponerlas al alcance de las nuevas generaciones, que no las conocen, acotó.

Venezuela figura en este festival con Pequeños héroes, primer largometraje criollo realizado con imágenes generadas por computadoras y el primero también que se exhibe en 3D, Fue dirigido por el argentino Juan Pablo Buscarini, realizador de El ratón Pérez (2006). Tiene como protagonistas a tres niños que viven una aventura en la Guerra de Independencia de Venezuela, tratando de recuperar un arma secreta de los patriotas. Simón Bolívar es un personaje secundario.

REDACCIÓN ALBERT CAÑAS


Únase a la conversación