Apacuana en guardia

Si usted viene a Caracas ya no verá a un león colonial dándole la bienvenida a nuestra bolivariana capital

Al pie de la imponente y hermosa figura de Apacuana, en la autopista Valle-Coche, se puede leer esto: “mujer, indígena, madre, curandera, cacica de la etnia Quiriquire, impulsora de la resistencia contra la colonización española del siglo XVI. Su legado sacude la historia patriarcal de Occidente, avivando el espíritu de rebeldía de todas nuestras generaciones”.

Erika Farías, alcaldesa de Caracas, encargó al joven artista Giovanny Gardelliano (26) el diseño de esta escultura-homenaje a la mujer guerrera y libertaria. La figura mide siete metros y pesa mil doscientos kilos. Antes estaba allí un león (que está a buen resguardo) que sostenía un escudo que aún forma parte de los símbolos de Santiago de León de Caracas, que todavía así se llama la capital de la República Bolivariana de Venezuela. Santiago por el apóstol y león porque viene de los reyes de Castilla y que además sostiene un escudo heráldico. Es decir, más colonial imposible.

Desde ayer, si usted viene a Caracas ya no verá a un león colonial dándole la bienvenida a nuestra bolivariana capital. Desde ayer usted se encontrará con Apacuana, que en el siglo XVI se resistió a la colonización de estas tierras. Valga la carga y el simbolismo, pues, también ayer elegimos a los concejales en Venezuela, herencia colonial que estamos empeñados en cambiar para dar paso a un poder que se parezca más a nosotros, a nuestra esencia, a nuestro origen, que no es otro que la inclusión, la justicia, la solidaridad, la igualdad y la paz. Sigamos.

FOTO AMÉRICO MORILLO

Únase a la conversación