Aplicar las 3R puede generar grandes cambios

En un mundo donde cada vez se produce más basura, es necesario crear políticas que reduzcan el impacto del hombre en su medio

Según cifras publicadas por la página web www.census.gov, se estima que en todo el mundo viven 7.500 millones de habitantes. Por otra parte, se calcula que una persona que viva en un país de los que llaman desarrollados, produce aproximadamente un kilo de basura al día, mientras que un poblador de una nación en vías de desarrollo produce alrededor de medio kilo.

No es necesario realizar la operación matemática para concluir que las cifras en referencia a la producción de basura a nivel mundial pueden llegar a ser realmente atemorizantes.

El tema de la basura cada vez está más cerca de nuestras puertas, y aunque cuando la sacamos de la casa creemos que empieza a ser problema de otro, debemos replantear nuestros modos de vida para salvar el planeta.

Juégate este triple

Las 3R: reducir, reciclar y reutilizar. Es una filosofía para disminuir el impacto del hombre en el medio ambiente, el cual hace énfasis en disminuir la cantidad de recursos que utilizamos y sacarle el máximo provecho a cada uno de ellos. Dicho de otra forma, te ayuda a producir menos basura, a ahorrar más dinero y a ser un consumidor más responsable.

Reducir

Es considerada la “r” más importante y enemiga principal de las sociedades de consumo. De ella derivan dos premisas principales: comprar menos y utilizar menos recursos.

Reutilizar

Su óptima aplicación genera resultados inmediatos. Se trata de sacar el máximo provecho del producto, incluso después de cumplir el objetivo para el que fue creado.

Reciclar

Se trata de rescatar lo posible de un material y convertirlo en un producto nuevo a través de ciertos procesos, que en ocasiones son incluso contaminantes. Por esta razón es la “r” menos eficaz.

________

Gaceta oficial Nro. 6017

En 2010 se publicó en Gaceta Oficial la Ley de Gestión Ambiental de la Basura. Entre sus artículos más destacables están:
Artículo 4. Servicio Público. La gestión integral de los residuos y desechos sólidos es un servicio público que debe ser garantizado por el Estado y prestado en forma continua, regular, eficaz, eficiente e ininterrumpida en corresponsabilidad con todas las personas, a través de la comunidad organizada.
Artículo 42. Programa de minimización y segregación. Los generadores de grandes volúmenes de residuos y desechos sólidos deberán contar con programas de minimización y segregación en el origen convenidos con la autoridad municipal competente, para insertarlos en los programas y proyectos de retorno y reciclaje.
Artículo 78. Tarifas. Las tarifas y forma de pago por el costo de los servicios especiales prestados serán aprobadas anualmente, en función de los costos reales para cada tipo de servicio.
Artículo 86. Participación protagónica. En la gestión, supervisión y manejo de residuos y desechos sólidos podrán participar todas las formas asociativas que legal y legítimamente representen a las comunidades, consejos comunales y demás
organizaciones del Poder Popular.

Buenas razones para evitar los envases plásticos

1 Duro de matar. El plástico tarda hasta mil años para desintegrarse en la naturaleza. Con el paso del tiempo se va reduciendo en partículas cada vez más pequeñas, que incluso se pueden alojar en el cuerpo humano. Cuando es incinerado sigue en el aire en forma de brizna tóxica.

2 Reciclar no soluciona. Siempre es bueno reciclar, pero no todos los materiales son tan fáciles de reciclar. En el caso del plástico es ineficiente y costoso, por lo que no reduce la producción de nuevo plástico.

3 Menú del día. Se ha comprobado que el plástico es parte de nuestro menú diario. Un almuerzo preparado en casa puede tener hasta 100 partículas procedentes de muebles, cortinas o superficies. Incluso hay alimentos, como los mejillones, que ya tienen altos contenidos de plástico debido a su entorno marino.

4 Retén de bacterias. Por la boca muere el pez, y por allí es por donde las personas suelen intoxicarse más. Enfermedades como la hepatitis A se albergan en los envases que requieren un constante proceso de desinfección profunda, la cual sin embargo no garantiza nada, pues las hendiduras son pequeñas y caprichosas.

5 Nunca deja de contaminar. El plástico contamina en todas sus etapas: producción, manufactura, uso del producto y desecho.

Obsolescencia programada genera toneladas de basura al año

Esos tiempos donde se compraba algo para toda la vida quedaron atrás. Con la llegada de la era tecnológica surgió algo llamado obsolescencia programada, que puede definirse como la programación determinada del fin de la vida útil de un producto.

Suena a conspiración de películas pero no, es algo real. La industria corporativa descubrió que si comercializan productos hechos para durar no tendrán ingresos constantes.

De esta manera se disparan los niveles de consumo a registros incomparables con los de hace dos décadas, creando un círculo vicioso que consiste en comprar, botar y comprar.

Esta estrategia derivada del capitalismo, el principal causante, según informes de la ONU, genera aproximadamente 50 millones de toneladas de basura electrónica al año. Desde el 2013 los celulares se convirtieron en el producto de mayor demanda en el mundo.

La lista de los mayores productores de este tipo de residuos la encabezan Estados Unidos y China: ambos generan el 32% del total mundial. Le siguen Japón, Alemania e India, aunque estos solo la producen, no la retienen. A pesar de que existen leyes que prohíben la exportación de residuos electrónicos, la trasladan a África. La Agencia de Protección Ambiental estadounidense lo clasifica como reciclaje legítimo, además de que también se exporta bajo concepto de comercialización de productos de segunda mano.

Agbogbloshie es considerado el mayor vertedero de basura electrónica del mundo y el lugar más contaminado del continente africano. Con toxinas y metales nocivos, es un barrio ubicado en Acra, capital de Ghana, en el oeste de África.

Se estima que aproximadamente alrededor de 500 contenedores con electrodomésticos llegan todos los meses. Solo una pequeña porción del embarque es reparada y revendida. Sin embargo, el restos de los productos son quemados bajo precarias condiciones para poder extraerle metales como plomo, berilio, cadmio o mercurio.

ALBERT CAÑAS/CIUDAD CCS
FOTO LUIS BOBADILLA

Únase a la conversación