Ars Poética | Hanane Aad | Líbano

Elevación Soy diestra en el arte de hablar a los muertos, de escucharles. Me veo cruzando las fronteras de la muerte, reuniéndome con...

555
555

Elevación

Soy diestra en el arte
de hablar a los muertos,
de escucharles.
Me veo cruzando
las fronteras de la muerte,
reuniéndome con ellos
tocando su decepción,
danzando con su alegría blanca,
cuestionando sus lágrimas.
Ellos responden:
«Nosotros los muertos
no morimos
desparecemos detrás del silencio.
No nos vamos.
Vemos,
oímos,
sentimos.
Sufrimos debido a la herida.
Sólo morimos cuando somos olvidados.
Lamentamos la ausencia de los vivos
pero no traicionamos
los muros del silencio—
porque sólo ahí
yace la nobleza de los muertos».
Sacrificio

Mi rostro se rompió hace tiempo.
Durante años sin él viví,
no pude llorar
porque también mis ojos se rompieron.
Crecieron silenciosos los espejos, y sus mundos se
[cerraron.
Mi rostro destrozado,
tembló el universo
mi rostro destrozado
y mi corazón escuchó
acercándose los pasos del frío,
pero renunció a resistir.
Dijo: rómpeme, como hiciste con el rostro,
pero antes expándeme como destellos de amor,
en los que prevalece
el frío, la oscuridad y la flagelación.
Planta en el desierto cuanto de mí reste
y llegará el milagro,
planta en el desierto cuanto de mí reste
y florecerán en su arena
lilas y jazmines.
Rocía con mi sangre
los bordes de la herida
y de mis heridas brotando
bálsamo seré
Un arco iris en tus venas

Un arco iris en tus venas,
desaparezco tras mi infancia.
Mi corazón se eleva, alto como mis labios
cada vez que sonrío para ti–
danza dentro de mis ojos

Es más que una sonrisa,
más distante que una mirada,
más profundo…

Me enlazo
a las sombras de una sonrisa,
para no caer en la estrechez.
Sonríe para mí,
para que los ángeles vengan a descansar
a la puerta de mi corazón.
Avanza sin tregua, mi hombre
y por la noche
vuelve a casa, a mí.
Camina. llevando mis ojos
en la palma de la eternidad.
Protege con tu corazón
el futuro, lleno de alegría hacia nosotros
como una gacela en juego.
Avanza sin tregua, avanza sin tregua.
No temas la tormenta.
Libérate de sus celos,
es como el polvo, nada más.
Avanza sin tregua, mi hombre,
cuyo corazón es tan generoso
escucha bien el sonido del tiempo
llenando mi frente de zalamerías.
Siempre me dibujará
como un arco iris en tus venas,
un arco iris que sigues
en sorpresa y sombra,
secretamente siempre viajando
hacia el mago de la luz.

Hanae Aad (1965)
Nació en el Líbano y reside en Austria desde el año 2009. Poeta, periodista y traductora. Tiene publicados siete libros y obtuvo varios reconocimientos, entre su país y en Europa. Participa en el Festival Internacional de Medellín 2017, que se realiza entre el 08 y 15 de julio.


Únase a la conversación