Aulamagna

Roberto Malaver

¡U-u-u-UCV! Carajo, llegamos con el Frente Amplio al Aula Magna. ¡Una pendejada! Después dicen que nosotros no estudiamos y que somos brutos. Allí estaba en primera fila el compañero Manuel Rosales, del que todos pensaban que se estaba graduando ese día de gracia y luz. También estaba el compañero Embajada Radonski, por cierto, muy preocupado por las cosas esas que están guindando en el techo del Aula Magna, no le fueran a caer encima a la gente. En fin, que con el Frente Amplio llegamos al Aula Magna a graduarnos, o degradarnos, de gente en el poder. Ramón –Gris- Aveledo estaba tan contento, que lamentaba no estar al frente de la Liga de Beisbol para suspender esos juegos por unos días. Igual, el Padre Luis Ugalde predicaba contra la dictadura y lamentaba no encontrarse con los compañeros Pedro Carmona Estanga y Carlos Ortega, compañeros de lucha cuando el golpe democrático que dimos el 11 de abril de 2002.

Esta vez no cometimos el error de la otra vez, que nos descuidamos y un carajo puso ahí una canción de Alí Primera y nos volvimos locos de bola en las redes, y todo el mundo criticando aquello, y ya nadie se acuerda de qué fue lo dijimos en aquella oportunidad. Ahora, por recomendación del Dr. Sosa, teníamos allí a Wagner, Beethoven, Mozart y Juan Sebastián Bach, por si acaso una vaina, y para que supieran que nosotros somos cultísimos, no como esos marginales. Así que el Padre José Virtuoso tomó la palabra y dijo lo que hemos venido diciendo desde hace veinte años: no estamos de acuerdo con la dictadura ni reconocemos la próxima dictadura. A pesar de que ya los compañeros de la Asamblea en desacato decretaron el abandono del cargo del dictador, nosotros el 10 de enero otra vez vamos a declarar de todo, incluso el abandono del cargo, no joda. Nadie dijo nada de las elecciones para concejales el 9 de diciembre, pero esos chavistas van a salir a votar otra vez en dictadura, y nosotros tenemos también a unos cuantos que estarán participando, por si acaso, para que esos carajos no se queden dueños de todos los municipios del país. Pero votamos el 9 y desconocemos el 10, esa es la táctica nuestra, muy inteligente por cierto, sino que lo diga el compañero Manuel Rosales, que estaba como que hubiese sacado 20 puntos, en primera fila, y enviando mensajes por twitter: “Aquí estoy, en el Aulamagna, para que se la calen”. Así decía el hombre es un animal político. El papá de Margot leyó el manifiesto que publicó el Frente Amplio por una Venezuela libre y por puesto, y dijo. “Otra vez la misma vaina. Nada nuevo. El mismo llamado. O lo que es lo mismo, el mismo error, qué vaina con ustedes”. Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió aquel coñazo tan grande, que se prendieron todas las alarmas de los carros del estacionamiento: “Vete del país, desgraciado”. Gritó un vecino. – Y volver, volver, volver.- Me canta Margot.


Únase a la conversación