Bailadores y rumberos tienen exquisito menú al iniciar 2017

“Corazón Salsero” se convierte en el primer motor del género en el país

494
494

Imposible abstraerse de los acontecimientos salseros ocurridos al inicio de este año. Era algo que los bailadores y rumberos de esquina estábamos esperando con ansias. Algo o alguien que se ocupara en realidad de institucionalizar los sentimientos musicales del pueblo, como ya lo han hecho Puerto Rico, Colombia, Panamá o Perú.

Usualmente, los rumberos hemos tenido que esperar mayo, junio o agosto para disfrutar de los extraordinarios festivales salseros que montan algunas instituciones, como Pdvsa La Estancia, por ejemplo, que año tras año nos ofrece con todos los timbales un menú musical fuera de serie; los dominicales y monumentales conciertos de la Cantv o las rumbas callejeras de los miércoles y sábados (suspendidas, por ahora) en la plaza del Banco Central de Venezuela, amén de esporádicos espectáculos que la Fundación Compañía Nacional de Música nos regala en el Teresa Carreño o, para “guindear” el asunto, la exquisitez musical que nos permite el Sistema Nacional de Orquestas, sin olvidar los “arayés” del Teatro Alameda en San Agustín, o el Principal y también el Bolívar.

El caso es que ahora tenemos (todos) un ente que debe montarse mes tras mes en el propio guaguancó.: Corazón Salsero.

EL MACROEVENTO

Fue el presidente Nicolás Maduro el que concretó la idea y designó, en las primeras de cambio, a un joven moderador emergente en la salsa para conducir el proyecto: Javier Key, con la sabia asesoría de Carolina Cestari. Imaginamos que el Mandatario se dijo: “Si existe un corazón llanero, vamos a cambiarle el tumbao y hacemos algo similar con la salsa”. Listo. Crítica al margen, buscó la gente a mano: Carolina, Key y quienes hacen realidad “La hora de la Salsa”. Tropiezos lógicos en el inicio, problemas de contratación y disgustos por montón en el gremio musical. Hay que entender el comienzo. Que se acabó la rosca para montar otra rosca, que si esto, que si aquello, que cómo se le ocurre a fulano montarse a cantar. Que repitieron a tal cual en los eventos; en fin, críticas positivas y negativas –que siempre las habrá– sobraron. Y ahora es que falta.

EN SÍNTESIS

Los salseros de la mata lo único que queremos es espectáculo de calidad y mucha claridad en lo que se haga; que todos los participantes disfruten con lo que se planee hacer. En estas primeras de cambio hubo despelote, eso no se puede negar, pero en los venideros debe existir la cordura, mesura y mejor organización. La idea es que todos participen, pero que todos cobren. “Corazón Salsero” es en realidad una “empresa musical” y los músicos son trabajadores, obreros del pentagrama. El simple traslado de un instrumento tiene su costo. Afortunadamente, así se ha entendido, por lo que el máximo organizador del sarao activó un Poliedro, organizó oficinas e inauguró estudios. Ahora sólo falta la definitiva designación de una junta directiva para llevar adelante esos proyectos musicales que el pueblo quiere disfrutar. Que haya una discusión sana entre expertos de lo que se debe hacer. Un colectivo en la dirección permite la transparencia y bloquea las críticas malsanas que siempre han de surgir.

COROLARIO

¡Que siga la rumba. Bienvenidos a la fiesta! Nosotros a la espera de nuevos sucesos bajo el criterio establecido. Una mejor escogencia de los foráneos, elementos necesarios para la comparación.

Menos puntadas y más organización, solo eso desea el salsero. Nos conformamos con reseñar y redactar crónicas de lo que ocurra, porque es deber de los periodistas informar, sólo exigimos cierto respeto profesional. En nuestro caso, estamos celebrando nuestro aniversario.

Hace 40 años lanzamos al mundo una revista que es hoy referencia mundial en la urbe salsera.

Están por publicarse tres libros sobre el tema, uno de ellos: Entren que caben 100, aprobado por el Presidente y en manos del BCV. Es decir, seguimos en la rumba.

Es la cosa. ¡Saravá!.

FOTO CORTESÍA RADIO DEL SUR 


Join the Conversation