Artista nipona impartió taller de danza para la paz

Yoshiko Chuma es una reconocida bailarina galardonada en múltiples países

A veces, entre multitudes existen barreras de distinto tipo. El idioma es una de las más limitantes, pero la comunicación tiene sus mañas; el contacto visual, los ademanes, incluso el movimiento del cuerpo a través de la danza, dejan claro el mensaje, convirtiéndose en lenguaje universal.

Yoshiko Chuma, bailarina japonesa, llegó a tierras venezolanas en medio del apagón nacional, tema que se filtraba en cada conversación y red social. Y ella, ¿qué hizo? Llegó para danzar junto a los caraqueños. Es una mujer con personalidad enérgica y habló con orgullo y emoción de su estadía durante esta semana en nuestro país.

En la sede Compañía Nacional de Danza nos concedió unos minutos de su tiempo para contarnos, en una muy breve entrevista, algo de su vida.

—¿Cuándo comenzó a danzar?

—Bailo desde que nací.

Y entre carcajadas cuenta, con ojitos brillosos, su larga carrera internacional y su pasión por incursionar entre la música y el movimiento.

Pese a no hablar español y del poco contacto, cuenta que se llevará a sus nuevos destinos el cómo los venezolanos se refieren a la amistad, al cariño y al compañerismo, cosas que vivió junto al núcleo de danzantes, donde la bautizaron como “pana” hasta que aprendió a decir “mi pana”.

—¿Qué información de medios internacionales recibió en relación con Venezuela?

—Lo primero que resaltaban siempre era que no había leche para bebés, papel higiénico, y eso resonaba en todos los medios. Llegué hasta aquí para ver si todo marchaba bien.

Recalca que, a diferencia de sus visitas anteriores, la única novedad fue la irregularidad con la energía eléctrica. Adicionalmente, expresó sus deseos para la Patria de Bolívar: “Quisiera que esté liberada de todo ese ambiente agrio, que se aleje de cualquier tipo de guerra”.

En torno al arte y nuestro país agregó: “Sé que a través del arte se puede llegar a hacer más”.

La artista estuvo desde el 18 hasta el 20 de marzo, dictando el taller Utopía Danza en las instalaciones de la Compañía Nacional de Danza.
_____________

*Biografía Mínima

Yoshiko Chuma, nacida en la Tierra del Sol Naciente (Japón), específicamente en la prefectura de Osaka, es una bailarina y coreógrafa de 68 años que ha recorrido el mundo con su danza, siendo galardonada con diferentes premios en Estados Unidos.

Considera el arte abstracto como parte de la vitalidad de sus obras. Desde su residencia en Nueva York, donde se asentó hace más de 30 años, muestra su pasión por la danza moderna estadounidense, que no ha cambiado en el transcurso de ese tiempo, pero a la cual ella ha agregado elementos innovadores con su propuesta.

NATASHA MARTÍNEZ / CIUDAD CCS
FOTOS ALEJANDRO ÁNGULO

Únase a la conversación