Básquet sobre ruedas no para su marcha

El elenco nacional masculino sigue afinando su preparación a la espera de nuevos retos 24 jugadores buscan ganar un cupo en el equipo

Cuando la perseverancia, constancia y la búsqueda de superación en la vida constituyen el motor de impulso en cualquier ser humano, no hay obstáculo que lo frene en su camino por alcanzar el éxito. Estas son características que describen a la selección nacional de baloncesto en silla de ruedas.

Es que Venezuela en los últimos años se ha destacado en este deporte siendo uno de los países más competitivos de Suramérica. Ha participado en importantes competencias de gran envergadura, tales como: Juegos Parapanamericanos, Suramericanos, Copa América de Cali, Colombia 2017, entre otros eventos.

Esta disciplina es una modificación que permite a las personas con discapacidad practicar un deporte de conjunto con reglamentos y normas. La actividad sobre dos ruedas tiene más de 60 años. Fue puesta en práctica por primera vez en la década de los 40 al buscar una variante para la inclusión de personas discapacitadas en este deporte bajo techo, principalmente para los veteranos de la Segunda Guerra Mundial.

Como todo atleta de alto rendimiento, la preparación que cada jugador enfrenta es dura, pues entrena diariamente con su club o selección, y se concentran con los técnicos para definir tácticas y estrategias de juegos.

Durante su participación en la Copa América 2017.

El entrenador nacional Orlando Méndez, quien cuenta con más de 24 años de experiencia como seleccionador dentro del deporte adaptado, asegura que lo mejor de estar en este combinado es haber tenido un plan junto a todo el departamento técnico para la escogencia de los atletas y trazar como meta para este 2019 hacer cada vez más fuerte al conjunto criollo.

La selección se encuentra conformada por 24 atletas de distintas entidades del país como son: Distrito Capital, Miranda, Aragua, Carabobo, Lara y Falcón. Miranda es el estado que cuenta con mayor número de basqueteros para este año.

Desde su llegada, Méndez trata de incluir valores de igualdad, esfuerzo y espíritu de superación. “Esto hace que cada uno de los muchachos se entrene y se esfuerce para dar lo mejor durante los torneos en los que participan”, dijo.

El seleccionado vinotino tiene el apoyo de entes estadales así como del Instituto Nacional del Deporte (IND), los cuales se han encargado de dar todo el soporte necesario.

El seleccionado nacional pone el máximo esfuerzo durante los entrenamientos.

De las derrotas se aprende

Debido a la situación que enfrenta el país, la delegación nacional no pudo asistir al Suramericano que se llevó a cabo en Perú del 1 al 7 de diciembre de 2018, ya que no fueron entregadas las divisas necesarias. Este torneo otorgó tres cupos para los Juegos Parapanamericanos Lima, Perú 2019, y Venezuela tenía gran oportunidad de quedarse con uno de los boletos para esta contienda.

El seleccionador asegura que tomar las riendas del quinteto nacional le hace mucha ilusión y seguirá trabajando para afrontar todos los retos deportivos que se les presenten para este 2019, a fin de permanecer entre las mejores escuadras de la disciplina en el ámbito mundial.

Fuerza mental, constancia y disciplina, factores importantes para este deporte.

Una valiosa reflexión para el grupo

En este deporte hasta perder un partido es gratificante. Una anécdota bastante llamativa que el profesor Orlando cuenta con gran entusiasmo es de un choque que disputaba para quedar campeón en los Juegos Nacionales 2010, cuando dirigía el equipo del estado Miranda.

“Después de mucho esfuerzo llegamos a la final que disputaríamos con el equipo de Carabobo. Comenzamos ganando, los muchachos tenían muy buen ritmo, pero en el último cuarto estábamos empatados y uno de los muchachos del otro equipo nos metió una cesta y nos ganaron el último partido”, recordó.

Lo bueno que saco de esta anécdota es que no podemos dar nada por sentado, esa cesta la hizo un muchacho por quien no dábamos mucho y aún así nos dio una lección.

SAIRUBY ALAYÓN / CIUDAD CCS
FOTO JAVIER CAMPOS

Únase a la conversación