Bautizaron compilación de textos de Enrique Nóbrega

Se disertó sobre la más reciente edición del Centro Nacional de Historia: Ensayos Históricos, texto que inauguró en la Filven una nueva colección

30
30

El quinto día de la Feria Internacional del Libro (Filven) 2017, fue el tiempo propicio para que el Centro Nacional de Historia (CNH) presentara a los lectores la edición de su más reciente título: Ensayos históricos. La obra reúne los artículos, trabajos y escritos concebidos por la pluma del catedrático Enrique Nóbrega, recopilados en memoria de su legado y militancia política.

El encuentro tuvo lugar en la Sala Librería del Sur del Teatro Teresa Carreño, donde las voces de Pedro Calzadilla, presidente del CNH; Simón Sánchez, editor del texto; y Ramón Vicente Chacón, docente de la Universidad Central de Venezuela, repasaron la importante contribución que el estudioso de la historia nacional hizo a la cátedra venezolana durante su destacada trayectoria profesional.

En su intervención, Simón Sánchez explicó que el proceso de selección de la antología histórica se basó en seleccionar las muestras más representativas del homenajeado, con el fin de brindar al público una visión global del pensamiento nacionalista que lo acompañaba.

Resaltó que para ello, el CNH se embargó en una profunda búsqueda por las diferentes bibliotecas e instituciones públicas que atesoraron sus principales trabajos, los cuales representan cronológicamente la madurez de su ideología.

“Enrique tuvo una entrega total en el quehacer de la Patria, dedicación que aumentaba en cada exposición pública, en cada escrito y en cada salón de clase cuando educaba. Desarrollé una gran amistad con él y de eso es lo que queremos hablar hoy”, añadió el editor.

El compendio también incorpora en sus páginas distintos anexos testimoniales que resaltan la calidad humana de Enrique Nobréga en su condición de profesor, amigo e historiador. Para recordar estos aspectos, el profesor Ramón Vicente Chacón describió al homenajeado como un hombre introvertido con un gran poder verbal, explicando que fue en las aulas de clases donde percibió la inquietud mental que lo acompañaba.

“De alguna manera uno descubre eso en el alumno cuando interactúa con él. Cuando le di clases a Enrique era una época muy convulsa, tiempos donde no se podían decir las cosas; entonces la historia lo ayudaba a canalizar todas sus inquietudes y sus ganas de intervenir en lo que pasaba en el país”, expresó el profesor Chacón.

El presidente del CNH, Pedro Calzadilla, anunció que la institución estará intentado rescatar las diversas exposiciones históricas que Nóbrega realizó en honor a grandes acontecimientos de interés nacional, entre ellas la muestra titulada Bicentenario de la Independencia, exhibida en el Museo de Bellas Artes en el año 2010, en la que mostró a través de fotografías y piezas esculpidas para su realización, la revolución del 19 de abril de 1810.

“Es una responsabilidad para nosotros pasar a la prensa su labor, por ser la casa de historia que él ayudó a fundar”, puntualizó.

Ensayos históricos fue presentado por primera vez en el 14° Congreso Nacional de Historia Regional y Local y 1er Congreso Internacional de Historia. De esta manera, inauguró la colección literaria Militantes de la Historia Insurgente, ideadas por el CNH para impulsar las políticas historiográficas orientadas hacia la decolonización del pensamiento.

“La colección reúne y rescata lo que consideramos célebres militantes, recopilamos su trayectoria y la presentamos al público lector en un volumen”, expresó su editor.
_____________
Fragmento

Ensayos Históricos de Enrique Nóbrega

La aparición relativamente reciente en la historiografía colonial americana de estudios de tipo sociológico sobre la institución militar ha puesto al descubierto un importante y nuevo enfoque de interpretaciones de aquellas realidades.

Resulta evidente que el fenómeno militar estuvo desde el principio íntimamente relacionado con el proceso de conquista y colonización del Nuevo Mundo, y que el mismo fue evolucionando a la par de otras instituciones que conformaban la vida colonial americana. De esta manera se entiende los inmensos intentos que realizó la Corona española, no solo por defender, sino también por controlar sus espacios ultramarinos, principal fuentes de riquezas para sus arcas e intereses europeos.

Si nos ubicamos en el siglo XVIII veremos que el estudio de lo militar nos permite acercarnos al nacimiento del llamado Ejército de América -base de los posteriores ejércitos nacionales americanos-, así como también a todo un sinfín de relaciones sociales, económicas y políticas que configuran parte del entramado de la sociedad de aquel entonces.

La política defensiva de la dinastía borbónica cambió radicalmente de lo que venía siendo con los Austrias, y en el caso americano tuvo que afrontar el hecho de defender unos inmensos espacios y rutas comerciales sobre la superioridad naval y apetencias comerciales de otras potencias extranjeras, básicamente Inglaterra. Ello nos explica, en parte, la especie de subordinación que experimentó la administración general en función de la nueva centralización política y el aprovechamiento económico que normalmente ostentaban los altos cargos militares.

Aquel esfuerzo reformador supuso no solo dar un nuevo perfil profesional al Ejército mediante la difusión de reglamentos específicos para las plazas importantes (tanto económica como defensivamente) y la extensión del fuero militar a las milicias, entre otras cosas, sino que hizo a la Corona entender, y es lo que nos parecer más importante, que la defensa americana debía aplicar directamente a sus habitantes, con lo que el acceso de los criollos americanos a la oficialidad del Ejército se facilitó y las antiguas milicias fueron tomando una participación cada vez más activa en la estructura defensiva.

(Notas sobre la Élite Militar.
En la Provincia de Maracaibo: 1750 – 1814).

Maria José Ramirez / Ciudad CCS
Foto Luis Bobadilla


Únase a la conversación