Campeones de Venezuela | Ernesto España, un gato del ring

El guayanés fue nuestro primer campeón mundial de boxeo en el peso ligero por la AMB

Aunque él dice que lo de Gato “es porque era muy inquieto, intranquilo cuando niño, allá en el sector agrícola de La Flor de los Hicoteos (estado Bolívar)”, en el mundo del boxeo, en el cual fue nuestro primer campeón mundial en el peso ligero, se le asoció con el felino por su velocidad sobre el ring, acompañada de explosivos golpes que eran lanzados como zarpazos.

“Lo importante es que cuando hablan del Gato España en el boxeo nacional o internacional, seguro se están refiriendo a este humilde ciudadano venezolano”, expresó el hoy entrenador en el complejo deportivo Grandes Misiones Hugo Chávez de Quinta Crespo.

Un repaso por la historia del pugilismo nacional indica que después de Ernesto vinieron otros monarcas mundiales del peso ligero: Gilberto Serrano (1989); Edwin Valero (2009) y Jorge Linares (2014), pero el guayanés fue el primero.

Se le humedecieron los ojos y su voz se quebró en la entrevista, seguramente pasaron por su mente, como una película, sus pensamientos minutos antes de subir al ring del estadio Roberto Clemente, en San Juan, Puerto Rico, para disputar el título de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) con el trinitario Claude Noel.

“Si ganaba iba a poder cumplir con la promesa a mi madre, y asegurar el futuro familiar. Pero no fue fácil Noel. Lo derribé en el primer round, en el noveno y en el décimo tercero, hasta que no se levantó de la lona. Era campeón (16-06-1979)”.

Promesa cumplida

Para ese entonces, Ernesto tenía récord de 24 victorias, 22 por nocaut y apenas una derrota (Luis Beltrán Rodríguez): “Atrás quedaba la pobreza en La Flor, junto a mis hermanos (14), todos dedicados al trabajo del campo”.

El boxeador recordó que antes de viajar para hacer campaña en Puerto Rico, tentado por el promotor José “Pepito” Cordero, se zafó de su colega zuliano Rafito Cedeño.

“Con la plata que me dio Cordero por firmarle el contrato, pude comprarle el camión a mi papá para que continuara, en mejores condiciones, su trabajo de agricultor. Luego, con la platica que obtuve al ganar el título, le compré a mi mamá una casa en Ciudad Bolívar, cumpliendo así la doble promesa, ser campeón mundial y darle una casa”, recordó orgulloso Ernesto.

Atrapado entre unas cuerdas

Ernesto dice que, como todo ser humano, cometió errores y que si vuelve a nacer sería otra vez boxeador, pero se dedicaría más a su profesión.

“Aunque me cuidé más de los promotores y apoderados que ante mis rivales más difíciles, al final mi carrera se vio afectada por esos manejos extra ring que tienen muchos mánagers”.

Resulta que su entonces representante Cordero negoció a espaldas de él con otro promotor, a quien España no quería que se involucrara.

“Esa situación me afectó, no pude concentrarme para ser un campeón duradero, y, aunque salí airoso en mi primera defensa (nocaut a Johnny Lira, en Chicago), perdí el título ante Hilmer Kenty (también de Estados Unidos) en la segunda”.

Nunca más pudo ser campeón; el Gato guayanés se retiró oficialmente en el año 1988.

En nueva madriguera

En un alto de la entrevista, España agradeció a las autoridades deportivas revolucionarias de Caracas por haber escuchado sus peticiones-

“Resulta que estuve muchos años entrenando a mis boxeadores, incluidos varios sobrinos, en el vetusto y descampado gimnasio de Los Caobos. En temporada de lluvia no podíamos entrenar y tampoco tenía material para entrenar. Ahora estoy aquí, ejerciendo como entrenador, en este moderno vertical de Grandes Misiones Hugo Chávez de Quinta Crespo, sin duda mejor ”.

España entrena a 50 boxeadores (as) del campo aficionado. Imparte sus clases de lunes a viernes, de 2:00 pm a 6:00 pm, en este centro que forma parte del Movimiento por la Paz y la Vida, que dirige el ex atleta Alexander Vargas.

________

Anécdota

Ernesto recuerda con jocosidad que se transformó en entrenador de beisbol para alejar a sus hijos del boxeo.
Pero, ¡qué va!, ellos, muy a pesar de él, también treparon al ring, al igual que su hermano Crisanto, quien fue campeón mundial del peso welter, siendo hasta la fecha la única pareja de hermanos del pugilismo venezolano en ser monarcas mundiales en el boxeo profesional.
Otra anécdota está referida a sus peleas contra el estadounidense Hilmer Kenty, frente a quien perdió su título mundial en Detroit (02-03-1980): “Aquí se cayó la teoría de muchos entrenadores expertos que sostienen no practicar sexo antes de una pelea, pues tuve cuatro meses de fuerte entrenamiento, concentrado en mi preparación para esa revancha contra Kenty. Y de aquello nada, bien lejos de mi esposa. Pues en el desquite me noquearon más rápido”.

_________

Biografía Mínima

Ernesto España nació el 11 de Julio de 1954, en La Flor de Los Hicoteos (tortugas más grandes que la terecay, que habita la región guayanesa), en el estado Bolívar. Fue el tercero de los hijos nacidos de la pareja formada por Anteosco Afanador y María España.
Fue agricultor, jugó beisbol y luego boxeador. En el campo aficionado ganó 38 peleas, perdió tres, y jamás fue de la selección nacional de Venezuela.
En el profesional tuvo récord de 36 victorias, 29 ganadas por nocaut, y ocho derrotas, casi todas al final de su carrera. Fue campeón mundial del peso ligero (58,9 kilos, 130 libras) reconocido por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).
Casado con Maigualida Graffe. Padre de tres hijos: Erika María España Gómez, José Ernesto España (boxeador) y Néstor José España. Este último estudiante de Administración en la Unefa.

JOSÉ CUEVAS/CIUDAD CCS
FOTO LUIS BOBADILLA

 


Únase a la conversación