Caricuao se erige como referencia de la resistencia indígena

La siempre llena de verdor, guarda bajo sus cimientos la huella de los pueblos originarios devastados por la ambición del imperio español

611
611

Caricuao es una de las pocas parroquias de Caracas que tiene el privilegio de estar rodeada de verdes montañas en todos sus extremos. Aire puro y brisa cálida acompañan a sus habitantes.

Quien desee conocer la historia de este complejo urbanístico que significa Caricuao, debe entender que bajo cada uno de esos bloques y montañas se guarda la memoria de un pueblo indígena caracterizado por la resistencia y la lucha.

La historia de Caricuao comienza a ubicarse para el año de 1565, cuando se inició la expedición del capitán Diego de Losada, en el momento en que este partió de El Tocuyo para conquistar el centro del país, ocupado por las tribus de los indios toromaymas, mariches, paracotos, entre otras.

Su nombre fue heredado de la riqueza cultural de la etnia Caribe de los toromaymas, tribu que poblaba las inmediaciones del Valle de Caracas antes de la conquista.

“Tal como el cristofué, existía un pájaro llamado toro, que en su trinar parecía decir “mayma”, de allí el nombre de los toromaymas”, contó el cronista de Caricuao, el profesor Freddy Hurtado.

Del modo de vida de estos pueblos quedaron vestigios: “72 petroglifos, dormitorios indígenas, pintura rupestre y otros materiales de gran importancia antropológica, los cuales han sido localizados en estos años de expedición”, dio cuenta Hurtado.

El bautizado por Losada como El Valle de San Jorge, también se le llamó Los pueblos del Cacique Caricuao, o el Valle de los Toromaimas.

Durante la colonización, hubo enfrentamientos entre los europeos y los indígenas dirigidos por Guaicaipuro. A su muerte, otros caciques siguieron la lucha, entre ellos Caricuao, a quien la parroquia debe su nombre.

Con el transcurrir de los años, estas comunidades fueron exterminadas por los invasores europeos, y otros esclavizados por los encomenderos de la Colonia, como también le ocurrió a las actuales parroquias Antímano, Macarao y La Vega.

HISTORIA DE RESISTENCIA

Algunos hechos de la historia de la conquista y la Independencia colocan a Caricuao como un área importante, pero estos han sido velados por algunos historiadores, explicó Hurtado.

En ese sentido, el cronista cree necesario resaltar la resistencia que mantuvo la población indígena en esta zona entre Macarao y Caricuao, por más de 18 años, en el lugar llamado Quebrada Caricuao, conocida en ese entonces como el Valle del Miedo o el Valle del Cáncer, hoy sector UD5.

“Ahí hubo una refriega entre nuestra población indígena y Francisco Fajardo. Resalta también la presencia de Apacuana, que formó parte de la resistencia como jefa de los Quiriquires del Valle de Salamanca”, precisó Hurtado.

De sus estudios, el cronista rescató algunos antecedentes relacionados con las pretensiones del gobernador González de Silva, quien buscó enfrentar a Guaicaipuro, y este le da de baja en la zona que se conoce como la Loma de Terepaima.

Más tarde se dio otro enfrentamiento entre Guaicaipuro y Juan Rodríguez Suárez, en el año 1568.

Hurtado contó que hay documentos que cuentan la visita de Bolívar, María Antonia y Juana Neponucena, la hermana del Libertador, al pueblo de Macarao, e incluso una encomienda que tenía de esclavos y de indios en la zona y a quienes le daban el apellido de Bolívar, “de ello hay documentos inéditos”. Ya para el siglo XIX, los vestigios indígenas eran inexistentes.

TIERRAS PRODUCTIVAS

Durante la época de la colonización se constituyeron haciendas para la producción del cacao, el café, la caña de azúcar y hortalizas.

“El mayor cultivo de café en Caracas estaba en toda esa zona que cubre San José de Montalbancito, Mamera, hasta la montaña de Canaure”, explicó Hurtado.

Para el siglo XIX y con la llegada del general Guzmán Blanco al poder, se construyó el ferrocarril que conectó a Caracas con el interior del país y se erigieron estaciones en Antímano y Macarao.

Fue allí cuando Caricuao se prepara para un vertiginoso proceso de transformación, que entre otras cosas le dio la posibilidad de movilizar los cultivos.

Esta fue considerada por mucho tiempo una zona aislada del resto de la ciudad debido a su lejanía y porque durante las primeras tres décadas del siglo XX siguió siendo un lugar de sembradíos, así como el sitio de veraneo de familias acaudaladas de Caracas, como los Palacios, los Ibarra, los Matos.

Eran estas familias las dueñas de la Hacienda Caricuao, la cual estaba formada por tres haciendas más pequeñas dentro de una mayor, e incluía: la Santa Cruz (hoy Parque Zoológico, UD5, UD4, UD6); La Elvira (hoy UD1, UD2, UD7, UD9, barrio La Fe, barrio Andrés Eloy Blanco y las Casitas en Terrazas); y la Tejerías (hoy UD3 y CC2).

Cuenta Hurtado que uno de los propietarios, Manuel Antonio Matos, el célebre Matico, se hizo acreedor, bajo ciertos derechos negativos, de estas tierras. La hacienda era conocida como La Gueyera, la Casa Mayor.

Allí se marcaba todo el ganado que entraba a Caracas”, narró. Este era heredero de la familia de Antonio Matos Guzmán, la cual “se vino apoderando desde principios del siglo XVII de buena parte del país”.

Fue la lucha social emprendida en el año 1945 por un conjunto de peones, liderados por un señor llamado Pedro Orán, la que provocó que Matico decidiera vender la propiedad al Banco Obrero en 2 millones 600 mil bolívares en el año 1946.

“Se da una refriega de los peones que estaban en la hacienda, quienes demandaban mejores condiciones de vida. La situación de los trabajadores era prácticamente de esclavos”, indicó Hurtado.

Entre otras penurias, se les pagaba con uno, dos o tres tostones. Eran fichas que solo tenían valor dentro de la misma hacienda.

“Los días viernes y sábado les daban aguardiente del que se producía en la hacienda, sobre eso hay fotografías y material importante que lo sustenta, para emborracharlos y crear otro elemento para que no reclamaran sus derechos sociales”, consideró.

PROCESO DE URBANIZACIÓN

Con la adquisición de los terrenos por parte del Banco Obrero, se inicia la urbanización de Caricuao, enmarcada en el proyecto estatal Gran Urbanización de Venezuela, que busca darle respuesta a la migración hacia las ciudades.

En el año 1952, el gobierno de Marcos Pérez Jiménez consideró a Caricuao un espacio propicio para la construcción de viviendas y lo hizo con el apoyo del Banco Táchira y el Banco Miranda.

A consecuencia de la inundación que hubo en Caracas en el año 1958, se construye la urbanización obrera Caricuao. Eran 264 casas que fueron asignadas a los damnificados de la quebrada El Carmen de Sarría, San José, de la quebrada El Caraballo, quienes fueron los primeros vecinos que se establecieron en el sector de la UD2, parte baja de Caricuao. Posteriormente empieza la construcción de las Terrazas, narró Hurtado.

En ese proyecto se referían a viviendas que fueron llamadas barracas, “pero eran viviendas con todos los servicios necesarios, ubicadas en la UD2 bloque 1, al bloque 10.

Eso lo tumbaron para darle espacio a la construcción al sector de la UD2, a los proyectos establecidos por el Banco Obrero.

Las principales zonas de la parroquia son las urbanizaciones Caricuao, La Hacienda y Ruiz Pineda, estas a su vez se dividen en sectores que llevan el nombre de Unidades de Desarrollo, conocidas como UD.

Hoy día son 272 edificios, con más de 143 mil 48 habitantes, 29 barrios y 56 sectores distribuidos en este sector de la ciudad.

Con la construcción del Metro de Caracas, también se edificó el bulevar, el cual recorre la parroquia a lo largo de la avenida principal, desde la UD3 hasta la entrada de la parroquia, en la Autopista Francisco Fajardo. También se encuentra la Escuela Superior de la Guardia Nacional de Venezuela.

La vida de sus habitantes se ha dividido entre la permanencia dentro de sus edificios y áreas verdes y todos aquellos espacios creados para el encuentro: parques, plazas, canchas deportivas, iglesias, colegios públicos y privados, polideportivos, supermercados y pequeños centros comerciales.

_____________

Biografía mínima

El profesor Freddy Hurtado profundiza cada día más en los orígenes y aconteceres de Caricuao, parroquia que considera una de las más importantes de la capital por ser la única ecológica. El historiador local es doctor PHD en Ciencias de la Educación. Un título que acompañó con una maestría, postgrado, licenciatura en Antropología, Historia y Educación. Integró el Grupo de Investigación Histórica, Ecológica y Ambientalista Macarao durante cinco décadas.

___________

Obras para el pueblo

Dentro de los últimos proyectos entregados en Caricuao destacan el Urbanismo Brisas del Alba ubicado en Ruiz Pineda, la Urbanización Bicentenaria en los terrenos contiguos a la Guardia Nacional. Con algunos años de funcionamiento se cuenta el Parque Nuevas Generaciones Urbanas de la UD3 y la Rehabilitación y mantenimiento del Parque Zoológico. Es además una de las pocas parroquias de la capital que cuenta con una televisora comunitaria: TV Caricuao. Son destacables los núcleos y aldeas universitarias de las misiones Ribas y Robinson.

___________

Una mirada al pasado

La siempre rodeada de verde y segundo pulmón vegetal de la ciudad, después del Waraira Repano, se fundó en el año 1961, dentro de los límites de la parroquia Antímano, pero se establece oficialmente como parroquia independiente el 8 de abril de 1975. Dentro del municipio Libertador es una de las 22 parroquias, y si se considera la ciudad como un todo, es una de 32 parroquias de la Gran Caracas. Se encuentra situada al suroeste de la ciudad capital, de cuya Área Metropolitana forma parte. Limita al norte con la parroquia Antímano; al sur con Macarao y con el estado Miranda, al este con la parroquia Coche y al oeste con la Macarao. Su nombre fue puesto para rendir honor a las tribus indígenas que combatieron contra el imperio español. Hasta el momento, es la única parroquia ecológica de Venezuela, y eso se debe a que cuenta con cinco parques nacionales con diversa fauna y vegetación, incluyendo el Parque Zoológico más importante de la ciudad. Dada su gran extensión de terreno, es posible llegar a través de varias estaciones de la Línea 2 del Metro de Caracas, como Ruiz Pineda, Caricuao y Zoológico. La palabra Caricuao tiene su origen, como lo explica el profesor Hurtado, en las expresiones caricual, caricuao, carucuay, cuaricuao… Que son variaciones de caricuar, que equivale a quebrada del Caribe, región que formaba parte de las tierras pobladas por los indígenas del cacique Caricuao, situada en una cañada de poca agua. Caricuao: “Sitio por donde pasó Losada para poblar el Valle de San Francisco”.

_________

Raíces multiculturales

A la huella del pasado que aún puede apreciarse en construcciones que perduran en ciertas zonas de Caricuao, se suma una gran riqueza cultural representada por más de 54 agrupaciones, entre las que se cuentan bandas, grupos musicales, escuelas de danza, radio, tv, periódicos, clubes deportivos, etc. Junto a ellas está la existencia de 72 instituciones educativas de primaria y diversificado, en las que se atiende a un número aproximado de 40 mil estudiantes.
También cuentan con centros universitarios y aldeas. El cronista de la parroquia, Freddy Hurtado, destaca dentro del acervo cultural el surgimiento en los primeros años de urbanización del grupo cultural Recurta, con el que nacen los velorios de la Cruz de Mayo, los toques de tambor y otras manifestaciones relacionadas con las raíces africanas.
El Grupo Príncipe y su Sexteto, además de Fuerte y Guarapo, Los Guaraguaos, La Orquesta Sinsallez de Venezuela con los hermanos Hernández, más otro tanto de músicos y cultores que tuvieron como cuña de nacimiento la parroquia Caricuao. Destaca dentro de los movimientos sociales el grupo Cumbe, surgido gracias al trabajo de Jesús “Chucho” García, el antropólogo, quien –expresó Hurtado– “se permite tener una visión un poco más amplia con Luis Claro, con Renato Campos para darle apertura al grupo”. Hoy otras manifestaciones llegadas de culturas extranjeras como el reggae se combinan con los pocos que se mantienen y luchan por sobrevivir.

 

 

KELLY RODRÍGUEZ
FOTOS JESÚS VARGAS


Join the Conversation