Centros Tribilín: amor y protección para niños

Son espacios pedagógicos para cultivar los lazos entre la familia y los valores socialistas de las nuevas generaciones

“Tribilín”, así le llamaban en la escuela a Hugo un adolescente de 13 años oriundo de Sabaneta de Barinas, jugador y fiel fanático del béisbol.
Ese muchacho travieso y enamorado que se le escapaba a la abuela y que con ese apodo que lo caracterizaba por alto, flaco, de brazos y piernas largos el llanero clásico de Barinas.

Y hoy en día, ese niño de nombre Hugo Rafael Chávez Frías se convirtió en el líder de América Latina y del Caribe. Un hombre que dejo un legado inmortal que permanece imborrable y vivo en el pueblo venezolano.

Así fue que nació en el estado Barinas del año 2017 el primero de los 30 Centros de Estimulación Integral (CEI) Tribilín, en honor al Comandante eterno Hugo Chávez, un hombre que siempre veló por el bienestar de los niños y niñas de la Patria.

Estos centros educativos que han sido abiertos en los urbanismos de la Gran Misión Vivienda Venezuela, promovidos por el presidente Nicolás Maduro desarrollados y ejecutados por el Frente Francisco de Miranda (FFM) en el Distrito Capital y otras regiones del país, de la mano del Poder Popular organizado.

Tienen como premisa una pedagogía no convencional que se basa en el método de aprendizaje de Paulo Freire el amor y la liberación de los niños y niñas.
El mismo contribuye a fomentar los valores socialistas desde el espíritu humanista de las nuevas generaciones.

Tribilines centros de educación liberadora para los chamos.

Espacios de formación y recreación

Risas, cantos y mucha energía es lo que se expresan los chamos a la hora de ingresar a estos centros educativos llenos de gran colorido que propician a la armonía, el juego y estimulan la imaginación.

Así pasan el día Sebastían y Antonella de 3 y 5 años respectivamente. Ellos, junto a sus compañeros se divierten y aprenden de todo un poco.

“Me gusta mucho mi escuela, ya me aprendí las vocales, los colores y algunos números que mi maestra me enseño con canciones”, así expresó el pequeño Sebastían entre risas y esa hiperactividad que lo caracteriza, como dice su maestra.

Dibujar, armar rompecabezas es una de las actividades que más disfrutan los escolares, y que los estimula mentalmente.

En estos planteles también cuentan con un espacio para la cultura donde cantan,bailan, recitan poemas y hasta hacen música, sin saber mucho pero nada es un impedimento para estos pequeños.

Con un área de 50 metros cuadrados aproximadamente, estos centros cuenta con dos ambientes organizados en dos niveles. El primero destinado a los más pequeños hasta los cinco años y la planta alta para los grandecitos hasta los 10 años de edad.

Estos Tribilines más allá de prestar apoyo a los padres durante su jornada laboral desde las 7:00 am hasta las 5:00 pm son una nueva herramienta que permite una nueva forma de vida para el desarrollo, la paz y la vida en familia.

Madres tribilineras

El gran potencial de estos Centros está representado por el recurso humano conformado por 10 madres cuidadoras y dos maestras. Las mismas habitan dentro de los urbanismos y son beneficiarias de la Gran Misión Hogares de la Patria.

Una de estas madres cuidadoras es Betzabeth Placios una joven madre de 3 niños y residente del urbanismo Arnulfo Romero, ubicado en Montalbán, quién trabaja en el Tribilín Hijos de la Patria que acoge a 120 niños y niñas.

Ella pasa el día con las demás madres cuidadoras y maestras para brindarles amor y protección a los pequeños que asisten diariamente al centro.

“Trabajar en este centro es muy especial, por que estos niños y niñas te llenan de vida y energía. Además en compañía de las maestras le brindamos educación” expresó Palacios.

Agregó que estos centros no tienen nada que envidiarles a las guarderías privadas, ya que en los mismos los pequeños reciben una formación con sentido humanista.

“Estos proyectos son gracias a que tenemos un presidente que se preocupa por el pueblo. Si nosotros sembramos educación, formación, valores en los niños está sembrando en el ciudadano del futuro”, afirmó.

Los espacios incentivan a los niños y niñas a cultivar dinámicas en cultura, arte y deporte.

Misión Hogares de patria activa

Por su parte, Dario Mendoza director nacional de Misiones del Frente Francisco de Miranda, destacó la vinculación de la Gran Misión Hogares de Patria para continuar impulsando las protección de los niños y niñas.

“Los Tribilines garantizan la protección de los pequeños, sobre todo de las comunidades más vulnerables. Además estos centros son espacios para la paz y la vida que promueven valores y formar los niños del futuro de la patria”, refirió.

Agregó que “ las madres cuidadoras son un pilar fundamental, que acogen con amor a los pequeños que asisten a los centros”.

INGRID RUIZ GARCIA / CIUDAD CCS/BIEN RESUELTO
FOTOS A. MORILLO

Únase a la conversación