César Rengifo en historieta

El formato del texto, aunado al uso de gráficos para potenciar al verbo, acerca la historia a nuevos lectores

314
314

La clásica farsa para teatro, escrita por el polifacético creador venezolano César Rengifo, La fiesta de los moribundos, fue llevada a formato cómic el pasado 2016 por la Fundación Editorial El Perro y la Rana.

El texto, publicado en formato folleto, explora una nueva propuesta estética para narrar una obra de gran magnitud, en la que se evidencian, a través de la sátira, conflictos políticos y sociales en contra de las lógicas comerciales del neoliberalismo.

Esta entrega en historieta de La fiesta de los Moribundos es una adaptación de Coral Pérez, ilustrada por César Mosquera.

La historia cuenta la vil actitud de un gerente de una gran empresa, que se encarga de comercializar con cadáveres para usos científicos y no tan científicos. La visita de un personaje misterioso y particular, que ofrece un “producto especial” abre las posibilidades de este empresario de iniciar un negocio millonario, el cual se verá amenazado por el reclamo de una anciana que está en la búsqueda del cuerpo “perdido” de su hermana.

La publicación forma parte de la colección Fantomas, en la que se conjuga la gráfica y la palabra para estimular la percepción y el pensamiento y provocar la reflexión crítica.

Asimismo, su forma expresiva está concebida para darla a conocer a lectores de diversas edades y gustos.

En esta comedia satírica se reescribe la tragedia clásica de Sófocles en la contemporaneidad y explora esa parte oscura de la humanidad que surge, algunas veces provocada por la fuerte y casi siempre negativa influencia del dinero y el poder, otras –en el otro extremo de las posibilidades– nacida de la obligación a la que un patrón somete a sus empleados a quienes amenaza poniendo en riesgo su estabilidad y la de su núcleo familiar, y el caso más deplorable: El de quienes simplemente no sienten ningún tipo de empatía por sus semejantes, a quienes ni siquiera reconoce como tal por creerse superiores al resto.

Es indudablemente un texto que deja un sinnúmero de moralejas, que tienen que ver con lo humano y que nos hace cuestionar si todo aquello que priorizamos como necesario en realidad lo es, lo mismo para lo que dejamos de lado y catalogamos como de menos importante.

Dicta entonces Rengifo un mensaje de alerta que no pierde su vigencia y que nos sugiere un renacer del capital, renacer que debemos asumir desde todas las áreas de nuestras vidas, con la meta en mente de vivir en un mundo de igualdades en el que todos tengamos los mismos derechos, posibilidades y deberes y en el que prevalezca por encima de todo el derecho humano de ser feliz, en el que la vida sea honrada y la muerte solo una consecuencia de la vida.

Es propicio, en tiempos conflictivos en los que los embates de esta nueva forma de guerra llevan a muchos a cometer acciones desesperadas, retomar a autores como Rengifo, quienes en sus letras sacuden los más profundos sentimientos y nos confrontan con nosotros mismos.

REDACCIÓN VERÓNICA ABREU ROA


Únase a la conversación