Cine de aquí | Ámbar: primer estreno del 2018

Desarrollada por Sebastián Films y auspiciada por el CNAC.

Ámbar: el color de una familia perfecta debuta en todas las salas del país este 12 de enero, como uno de los filmes más distintivos y alternativos de la producción del cine criollo.

Basada en hechos reales, en el seno de una familia LGTB constituida, la tolerancia será la mayor prueba para los familiares. Protagonizada y dirigida por José Gregorio Hernández, es su segunda obra cinematográfica que cala en esta dirección y que se propone romper el tabú dentro del típico prejuicio machista y dar voz al matrimonio igualitario.

Con un elenco de primera, encabezado por Caridad Canelón y Francis Romero, encarnan la controversia materna que desencadenará el regreso de Paul, un actor y cantante que noche tras noche da vida a Ámbar y que es además padre de Guillermo, un niño de 8 años que vive la disputa legal e intolerante que emprende la madre del pequeño.

Tibeu, el esposo de Paul, padece el juicio y el rechazo como nuevo integrante de la familia, pero logra poner en tela de juicio la funcionalidad de las familias, según un modelo social.

Desarrollada por Sebastián Films y auspiciada por el CNAC, esta fuerte pieza, que estuvo acompañada por la directora María José Aular, suspende en lo alto el tema sobre las familias estereotipo y los diversos puntos de vista de nuestra sociedad, con la promesa de contribuir a reforzar los criterios de inclusión, igualdad, tolerancia y los nuevos proyectos de familia.

_____________

Negación Estados Unidos – Gran Bretaña (2016)

El filme que hace un recuento histórico de los crímenes nazis da un duro golpe a los “negacionistas” del Holocausto

Demás está decir que negar el Holocausto, una de las mayores matanzas en la historia de la humanidad desencadenada por Adolf Hitler, es por mucho una locura.

Ignorando dicha realidad, existe la corriente de los “negacionistas”, quienes pese a las evidencias, restos históricos y testimonios de los sobrevivientes, esperan una prueba que desmienta tales sucesos.

Negación está basada en el caso de la historiadora de origen estadounidense Deborah Lipstadt, ocurrido en el año 2000 en torno a su libro La negación del Holocausto, en donde ataca frontalmente al escritor británico negacionista David Irving, de alterar la historia sobre el suceso y asegurar que la reputación de Hitler había sido distorsionada.

Tal disyuntiva, que llegó a la Corte Suprema británica y que el director Mick Jackson llevó luego a la gran pantalla, aunque deje perplejo a más de uno, asegura que el nazismo, el antisemitismo y el racismo siguen completamente vivos hoy por hoy.

El juicio, que se llevó a cabo cuidadosamente a puerta cerrada y sin derecho de palabra de la historiadora, se basa en una demanda de Irving en contra de Deborah, por difamación.

El filme, cuidadosamente pensado, propone un nuevo material cinematográfico sobre el tema, evita a toda costa cualquier sugerencia sobre colocar en tela de juicio el Holocausto, y se centra en las diferencias entre estos dos personajes, un negacionista y una judía.

Sin embargo, es muy fina la tela qué cortar, cuando se trata de demostrar que el escritor miente en sus escritos y que el Holocausto sí sucedió.

La actriz Reichel Wizt interpreta en este drama a Deborah, quien estuvo en el rodaje de la película, obteniendo un resultado fidedigno de la controversia.

La prensa, la comunidad judía y numerosos sobrevivientes forman parte secundaria en esta historia que sorprende, tanto como a Deborah, las estrategias usadas por sus abogados para ganar este caso.

La historiadora, por momentos, quien entra en conflicto con sus emociones por la petición de los abogados sobre callar durante el juicio, mantiene al espectador en una suerte de sensación de injusticia, que se va disipando a la larga, pues, el mismo David Irving no puede seguir negando lo innegable.

Esta mujer, a quien la corte falló a su favor, considera que “las personas que creen que el Holocausto no sucedió, son esas mismas que creen que Elvis sigue vivo. Los negacionistas, además, son amantes del nazismo”.

Dramática, pero no conmovedora; se alista dentro de las piezas cinematográficas que muestran los pasajes más oscuros y dolorosos de la historia y que muchos quieren borrar o torcer, como Irving, quien hoy sigue desmintiendo el Holocausto.

REDACCIÓN FRANCIS COVA

 


Únase a la conversación