Fracaso de la derecha a más de 30 días de ANC

Sectores de la derecha siguen acumulando fracasos en su intento de reactivar los planes de desestabilización en el país tras la elección de...

393
393

Más de ocho millones de votos a favor de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para elegir a 545 representantes del pueblo pusieron freno a la embestida de la derecha nacional e internacional contra la soberanía y la autodeterminación del país.

A más de un mes de este evento electoral y a casi cinco meses del inicio de la escalada violenta del antichavismo contra la institucionalidad y la paz social, hay un saldo cuantitativo en muertes y destrucción. Sin embargo, también existe un saldo cualitativo que se mide en los múltiples mecanismos de presión que han intentado promover recientemente.

Estas acciones van desde la reactivación de la violencia callejera hasta la elaborada estrategia diplomática que orienta sus esfuerzos internacionales hacia la injerencia contra el país. Más de 30 días sin lograr elevar el nivel de confrontación es una derrota para una derecha que se propuso impedir las elecciones de la ANC. 

Espiral terrorista derrotada. El daño al cuerpo social venezolano más evidente son los 164 muertos que dejó la ola de violencia opositora. Para la derecha resulta una fatalidad que más de tres meses de acción violenta no hayan consolidado ninguno de los objetivos planteados. Las marchas, trancazos y otras concentraciones de calle fueron durante más de tres meses escenarios de las muertes.

Muchos seguidores de la derecha venezolana al día de hoy cuantifican el saldo y el resultado de aquellas promesas. Una huella expresiva de este sentimiento de vislumbra en la poca – o nula- convocatoria que han alcanzado las recientes actividades promovidas y que han motivado incluso a su reprogramación. El 31 de julio convocaron una actividad de calle en la avenida Francisco de Miranda, a la altura de Parque Cristal, a fin de rechazar la ANC. La actividad se llevó a cabo a las 5 de la tarde y era la segunda del día: a las 12 del mediodía la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) instó a una protesta en todo el país, el llamado era a que las personas protestaran donde estuvieran.

En la actividad nocturna se informó que la próxima convocatoria a manifestación estaba pautada para el 2 de agosto hacia el centro de Caracas. Posteriormente, difundieron en sus redes sociales que la actividad sería realizada el 3 de agosto a las 12 del mediodía. Tenía como puntos de salida Bello Monte, Altamira, Parque Cristal, Caurimare y Santa Fe para llegar hasta la Asamblea Nacional. La convocatoria fue finalmente reprogramada al 4 de agosto y no tuvo la repercusión esperada por estos sectores.

La MUD no se detuvo en su proyecto de imposición de toques de queda o trancazos como ensayos para la reactivación del proceso de paralización del país. El 6 de agosto llamaron a realizar una tranca nacional de seis horas en todas las calles del país, desde las 12 del mediodía hasta las 6 de la tarde. El pueblo no convalidó la privación al libre tránsito y no participó en esta convocatoria. Hizo lo propio al llamado de la derecha para el 12 de agosto que tenía como puntos de salida Los Naranjos y Parque Cristal para llegar hasta la Plaza Alfredo Sadel. Un inusual cambio de puntos de concentración que responde a objetivo: ocultar su contundente fracaso en las actividades de calle.

Conviene recordar que durante los más de tres meses de protestas violentas se difundieron diversos videos donde se observa cómo se pagaba a los encapuchados que participaban en estas actividades de calle. Incluso, se difundió el testimonio de algunos que admitieron ser financiados para cometer estos actos.

Dinero incautado. El fiscal general de la República, Tarek Wiliam Saab, informó el pasado 29 de agosto que fue hallado un automóvil que pertenece a Lilian Tintori con 200 millones de bolívares en efectivo, en la urbanización Los Palos Grandes del municipio Chacao. Tintori sostuvo que el dinero iba a ser destinado a un gasto familiar urgente. El caso ha generado controversia en el país luego de que su abogado, Juan Carlos Gutiérrez, cambiara la versión inicial y afirmara que la alta suma de efectivo sería destinada a una “fundación de niños de la calle y personas de bajos recursos económicos que requieren atención médica”.

A pulso electoral. La MUD, en medio de acusaciones de fraude electoral, informó el pasado 9 de agosto sobre la preinscripción de sus candidatos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) para las elecciones regionales de octubre. Freddy Guevara salió desafiante a decir que inscribirse en las elecciones regionales es un “movimiento táctico”. Aspirantes de 19 estados que no lograron un consenso participaron en el proceso interno de primarias que efectuaron este 10 de septiembre.

La falta de consenso también fue clave para que la junta directiva de la Asamblea Nacional decidiera no asistir a la sesión que fue convocada en el marco del decreto constituyente sobre la convivencia armoniosa de los poderes constituidos y el Poder Constituyente. Una incompresible jugada para un sector que aceptó participar en unas elecciones regionales, pautadas inicialmente a realizarse el 10 de diciembre, y que fueron reprogramadas por la ANC.

Ataque internacional. Ante la falta de fuerza interna de los aliados locales, la derecha nacional utiliza los recursos de fuerza de la administración estadounidense. Donald Trump firmó una orden ejecutiva para implementar un conjunto de sanciones “irreversibles” dirigidas contra la economía venezolana.

La exfiscal Luisa Ortega Díaz cooperó con la agenda desestabilizadora de Estados Unidos y fue destituida al conocerse una red de corrupción con funcionarios del Ministerio Público que involucraba la Faja Petrolífera del Orinoco. Ahora, prófuga de la justicia venezolana, emprende la labor de crear una matriz de opinión contra la nación en medio de una gira internacional que ya ha tocado suelo de países de extrema derecha de la región como Colombia y Brasil.

Con la acumulación de fracasos en el frente interno salieron Freddy Guevara y Julio Borges a intentar replicar la estrategia de Ortega Díaz: construir un cerco internacional mediante presiones diplomáticas. Francia, España, Alemania y Reino Unido fueron las naciones escogidas para este viaje donde se han apoyado en referencias morales como el jefe de gobierno español Mariano Rajoy.

Miedo a la justicia. Tras la destitución de Luisa Ortega Díaz, quien traicionó sus funciones de fiscal y propició la impunidad en el Ministerio Público, la derecha no tardó en desconocer el nombramiento de Tarek William Saab como el nuevo fiscal de la nación.

La Comisión para la Verdad, la Justicia, la Paz y la Tranquilidad Pública creada por la ANC el pasado 8 de agosto está conformada por 14 representantes de distintos sectores de la sociedad venezolana entre los que se cuentan tres diputados de los partidos de oposición que se han negado ser parte de esta instancia funcionará durante 12 meses con el propósito de hacer justicia y dar respuesta a los familiares de las víctimas de los hechos derivados de la violencia política. “La Comisión de la Verdad tiene una representación de tres diputados de la oposición para que se incorporen a la comisión. Hasta ahora no lo han hecho”, lamentó la presidenta de la comisión, Delcy Rodríguez el pasado 28 de agosto.

Esta instancia atenderá el caso del joven David Vallenilla, quien durante el asedio contra la base aérea generalísimo Francisco de Miranda, ubicaba en el sector de La Carlota, resultó herido por un disparo en el tórax y falleció el pasado 22 de junio. Uno de los casos bandera de sectores de la derecha: este joven participaba en las acciones que, desde la autopista Francisco Fajardo, llevaban a cabo un grupo de encapuchados contra esta unidad militar. Su padre, David José Vallenilla, pidió mediante una carta atender el caso de su hijo con riguridad y determinación.

La derecha no se limita a solicitar sanciones contra Venezuela. También se niega a sanar las profundas heridas en el cuerpo social del país que contribuyan con la reconciliación y la paz nacional.

Betzabeth Márquez / Ciudad CCS


Join the Conversation