Comandante Carache llegó al Panteón Nacional

Desde el Cementerio General del Sur el pueblo acompañó a Argimiro Gabaldón hacia el sitial donde descansan los héroes de Venezuela

170
170

Un ambiente nublado no detuvo los actos en homenaje que hicieron el día de ayer al Comandante Carache, Argimiro Gabaldón, en el marco del traslado de sus restos al Panteón Nacional.

En el Cementerio General del Sur, donde descansaba desde el año 1961 cuando se produjo su muerte, fue uno de los primeros escenarios del sentido homenaje, que estuvo encabezado por el vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, la ministra para la Cultura, Alejandrina Reyes, el jefe del Gobierno de Distrito Capital, José Benavides Torres y el dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Darío Vivas.

Allí también estuvieron presentes los compañeros de lucha del Comandante Carache, quienes lo acompañaron a un acto posterior que se realizó en la Plaza Bolívar, desde donde partió directo al Panteón Nacional a reposar al lado de El Libertador Simón Bolívar y todos nuestros héroes.

Con disparos de salva a cargo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), la entonación del Himno Nacional y del Himno Guerrillero se dio inicio al homenaje para el luchador social.

El integrante de la Comisión Presidencial para el traslado de los restos del Comandante Carache, Pedro Calzadilla, destacó que Gabaldón cantó contra la tristeza y la muerte y que en los tiempos que le tocó vivir fue víctima de terribles injusticias que hoy están enterradas en el pasado, aunque hay personas interesadas en querer revivir esta cruda etapa.

“Nosotros tomamos a Argimiro como uno de los libertados. Ayer lo acusaron de asesino y bandolero y hoy les decimos que Argimiro vive y vuelve”, precisó.

Una generación de luchadores reivindicados

Desde el camposanto, Juan Carlos Parisca, quien conoció a Gabaldón cuando tenía apenas 17 años y estuvo a su lado durante la lucha guerrillera de la década de los 60, ofreció un discurso en el que enalteció el legado del combatiente por sus ideales de la igualdad y compromiso con las causas de los más marginados.

Parisca manifestó que el traslado de los restos del combatiente salda una deuda histórica con toda una generación que dio su vida por la lucha revolucionaria.

“Argimiro era un hombre con una personalidad muy especial, sumamente jovial, muy fuerte físicamente e inteligente, condiciones que le permitieron liderar un ejército de jóvenes, convirtiendo la disciplina en el objeto de admiración, la consideración y el respeto”, relató.

Recordó que “Carache era un rebelde contra la ortodoxia, tenía sus posiciones sobre la guerra popular que le daba importancia a la incorporación de los pobres de la ciudad y el campo en las luchas”.

Argimiro seguirá presente

El párroco de la iglesia San Francisco de Caracas, Numa Molina, realizó una ceremonia religiosa donde destacó que Argimiro Gabaldón seguirá presente por su entrega a las causas nobles, por emprender su caminar por la reivindicación de los excluidos e históricamente rechazados.

“Resucitan los que han pasado por este mundo dando la vida por los demás. Afortunadamente los que viven para siempre son los que se han encarnado en el corazón del pueblo para siempre. No los miserables egoístas que han pasado por la vida, mirándose el ombligo y olvidándose del otro”, señaló.

Molina recordó las luchas de Gabaldón contra la injusticia y la opresión del puntofijismo en Venezuela y subrayó la necesidad de caminar a diario “por una espiritualidad liberadora, que es la espiritualidad auténtica y original del evangelio” y para ello reiteró la necesidad de renunciar a las miserias e individualidades para estar del lado de los pobres.

Antalya Díaz/Ciudad CCS

Foto Moisés Sayet