Otorgan arresto domiciliario a Milagro Sala

El juez envió a la diputada del Parlasur a una casa que carece de puertas, ventanas, conexión eléctrica, agua y sanitarios

La justicia de la provincia argentina de Jujuy (norte) concedió la prisión domiciliaria a la dirigente de la organización social Túpac Amaru, Milagro Sala, en tardío y parcial cumplimiento de la medida cautelar concedida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), destacaron ayer los medios locales argentinos.

No obstante, denuncian que el juez encargado del caso ordenó el traslado de Sala a una casa que carece de puertas, ventanas, conexión eléctrica, agua y sanitarios.

“Cables pelados, cocina sin ningún tipo de artefacto y hasta un baño sin inodoro. Así es la casa donde el gobierno (Jujuy) de Gerardo Morales quiere que Milagro Sala cumpla la prisión domiciliaria”, destacó Página12 en su portal web junto a imágenes que muestran el estado actual de la residencia.

Los abogados de Sala explicaron que esa propiedad “fue construida no como vivienda, sino para desarrollar allí un centro de rehabilitación de adicciones que finalmente no se pudo concretar”, y afirmaron que tras la detención de la dirigente “el lugar fue saqueado”.

La jefa de prensa de Túpac Amaru, Sabrina Roth, declaró a Telesur que esta medida de casa por cárcel fue tomada con odio hacia Milagro, por las condiciones en las que se encuentra la residencia, aunque reconoció que “cualquier lugar es mejor que la cárcel”.

Sala, la primera presa política del gobierno de Mauricio Macri, no podrá salir del domicilio sin autorización del juez y tampoco recibir visitas en la residencia entre las 7:00 am y 8:00 pm.

Medida tardía

La resolución fue adoptada fuera del plazo que otorgó la CIDH al Estado cuando concedió el 28 de julio, por primera vez, una medida cautelar a favor de la libertad de una persona en beneficio de Sala.

La Comisión, dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA) señaló en su resolución que el gobierno de Mauricio Macri debía acatar el mandato del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la Organización de Naciones Unidas, que en octubre reclamó la libertad inmediata de Sala, por considerarla arbitraria.

La CIDH ordenó la inmediata libertad de Sala en atención al grave riesgo para su vida e integridad física en el penal de Alto Sufridero, pero admitió medidas alternativas como la libertad controlada por medios electrónicos o la prisión domiciliaria.

En su fallo concedió un plazo de quince días hábiles, que se cumplieron el 12 de agosto, para que el Estado informara sobre las medidas que adoptaría, entre las que se aconsejaba la prisión domiciliaria o la fiscalización electrónica.

Recluida desde el 16 de enero de 2016 en la Unidad Penal de Mujeres 3, al sur de la ciudad de San Salvador de Jujuy, Sala tiene abiertos varios procesos penales.

La dirigente social fue encarcelada en un primer momento por liderar un campamento contra Gerardo Morales.

Un juez provincial autorizó su excarcelación el 29 de aquel mes, pero Sala continuó en detención preventiva por otra denuncia de fraude a la administración pública, asociación ilícita y extorsión por supuestas irregularidades en el manejo de fondos públicos, destinados a viviendas sociales.

En diciembre de 2015, la activista fue elegida como legisladora del Parlamento del Mercado Común del Sur, pero no pudo asumir su escaño por estar recluida.

Una investigación del periodista de Página12, Horacio Verbitsky, revela que Mercau es yerno de la presidenta del Superior Tribunal de Jujuy, Clara De Langhe de Falcone, quien a su vez fue la abogada del gobernador Morales en una denuncia contra el presidente Mauricio Macri por el vaciamiento del Correo Argentino para el beneficio del Grupo Macri. Luego fue vicepresidenta del bloque radical en la Legislatura de esa provincia.

Ciudad CCS


Únase a la conversación