Conflictos derecho humano al voto y ética política

Guido Zuleta Ibargüen

44
44

Al fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, se constituye la Organización de las Naciones Unidas (ONU), como instancia para evitar que la tragedia se repita. El 10.12.1948, se firma la Declaración Universal de los Derechos Humanos. “Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”. Su artículo 21 plantea: “La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto…”

La divergencia de criterios hace que se presenten conflictos. El recordado profesor Joaquín Undurraga, vicepresidente de la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (Fundalatin), plantea que construir la paz requiere tratarlo con diálogo: “La unidad en la diversidad, o diálogo…es aquella situación en que dos polos irreconciliables se congregan, a pesar de sus diferencias, en una acción común…se define aquí, como dialéctico, al proceso de desenlace que resulta de unir dos polos que no tienen puntos comunes, para encontrar una ecuación de conjunto”. (Undurraga J. La Paz no se da, se construye. Ed. Fundalatin. Caracas 1986).

Apropiarse del bien común en beneficio propio no es política, sino politiquería. La política tiene base ética: entender al diferente. Cuestión presente en el derecho al voto, para tratar los conflictos en paz. Ser capaz de dialogar.

Aspecto que, después de conflictos, se logra en Venezuela con las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente y la de gobernadores. Cuestión necesaria en el mundo para el tratamiento de los conflictos en función del bien común y la construcción de la paz, con verdad, justicia y cuidado de la Casa Común.


Join the Conversation