Conflictos y retos éticos vitales en el diálogo político

Guido Zuleta Ibargüen

15
15

Guido Zuleta Ibargüen
idhes2003@gmail.com

Señalaba Joaquín Undurraga, vicepresidente de la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (Fundalatin), que lo negativo no es la existencia del conflicto: “Sin la bienaventuranza del conflicto, poco nos diferenciamos de los rebaños que apacentaron nuestros antepasados”. (Undurraga J. La paz no se da: se construye. Ed. Fundalatin, Caracas 1986). Lo importante es abordarlo éticamente mediante el diálogo.

En Venezuela, desde 1999, se intenta lograr una transformación social incluyente, democrática y pacífica, signado por presiones, como el golpe de 2002 contra Chávez. El diálogo siguió siendo el llamado, tanto durante la presidencia de Chávez, como la de Maduro. Así, en el Diálogo Nacional (12 de noviembre de 2016) con el acompañamiento del representante del papa Francisco, tres expresidentes y UNASUR, representantes del Gobierno y de la oposición, firmaron la Declaración Convivir en Paz, que afirma: el bien común está por encima de las legítimas diferencias. Sin embargo, siguieron los intentos violentos.

El presidente Maduro convoca a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la cual logró el 31 de julio de 2017 detener la violencia. Dice el Himno Nacional Y desde el empíreo, el Supremo Autor, un sublime aliento al pueblo infundió. La ANC crea una Comisión de la Verdad, la Paz y la Tranquilidad Pública, con diversos sectores -entre ellos FUNDALATIN- la cual el 23 de diciembre de 2017, recomendó liberar 80 detenidos, gesto que favorece el diálogo.

Frente a fuertes dificultades como el bloqueo financiero, llamados a intervención externa, superación de corrupciones, el 11 y 12 de enero de 2018 se aborda un nuevo diálogo en Santo Domingo, cargado de tensiones como la del asesinato del constituyentista Tomás Lucena. Que el espíritu liberador siga impulsando al pueblo para derrotar la violencia fratricida y construir la paz con verdad, justicia y cuidado de la Casa Común.


Únase a la conversación