Cremación: un proceso riguroso

La demanda de cremaciones aumentó dado su bajo costo

La búsqueda de dinero fácil, evitando cumplir responsabilidades necesarias, pudiese llevar injustificadamente a alguien a cometer delitos y dejar de lado todo rastro de empatía y respeto por el dolor ajeno, como el incidente de los 18 cadáveres hallados en una fosa común el mes pasado en el estado Aragua, cuando debieron ser cremados en Cojedes.

Es por estas razones, entre otras tantas, que los procesos de cremación deberían ser sometidos a medidas rigurosas.

María Flores, gerente de Servicios del Cementerio del Este, explicó -en cuanto al protocolo de este camposanto- que, al tratarse de contrataciones con funerarias externas, los familiares directos, en su proceso de despedida, deben asistir a una antesala de la capilla de incineración luego de realizar los trámites legales y reconocer el cadáver, lo cual dura unos 15 minutos.

“Si el cuerpo viene de otra funeraria, tiene que ingresar al cementerio mínimo dos horas antes con cuatro familiares directos, quienes deben firmar el acta de entrega y reconocer al familiar”, enfatizó.

Asimismo, el gerente de Incineración del Cementerio del Este, Dani Martin, informó que el tiempo de la cremación dura entre dos y dos horas y media, dependiendo del volumen del cuerpo. En cuanto a la demanda, actualmente incineran alrededor de 24 cadáveres diarios y el servicio, de no prestarse el mismo día del ingreso, se realiza “máximo al día siguiente”.

Entre los impedimentos para cremar se encuentran las muertes dudosas -como el deceso por asfixia-, suicidios, homicidios o que el occiso posea marcapasos, ya que podría explotar durante el proceso.

LUIGI ÁLVAREZ/CIUDAD CCS
FOTO AMÉRICO MORILLO

Únase a la conversación