Croacia ganó 2-1 a Inglaterra y va a la final contra Francia en el Mundial

Victoriosos por tercer partido consecutivo, tras un alargue, los croatas avanzaron a su primera final tras desbaratar los sueños de Inglaterra

Victoriosos por tercer partido consecutivo tras un alargue, los croatas avanzaron a su primera final de una Copa del Mundo tras desbaratar los sueños de grandeza de Inglaterra con una victoria por 2-1.

El gol de Mario Mandzukic a los 109 minutos sentenció el triunfo de Croacia en el estadio Luzhniki de Moscú, donde tendrá que volver en cuatro días para toparse con Francia en la final.

Los croatas estaban abajo 1-0 y volvieron como regresa el ave fénix, para con sus cantos de buen fútbol empatar e ir a tiempo extra donde marcaron el gol de la gloria que puso a vibrar a su gente.

Aquí, en Venezuela los fanáticos  siguieron con avidez el cotejo donde se evidenció que las opiniones están divididas ya que unos confiaban en los croatas y lo celebraron pero otros no dan su brazo a torcer y se cuadran desde ya por los franceses para la gran final.

Los que en el encuentro ligaban a Croacia, con los dedos entrecruzados y a viva voz muscitaban dale dale, salte de allí que falta poco para el pitazon final.

En todo caso, y haciendo un poco de historia, Les Bleus fueron verdugos de los croatas en la vez anterior que el conjunto balcánico había llegado a las semifinales, en la edición de 1998. Francia, que un día antes dejó fuera a Bélgica, ganó 2-1 esa semifinal rumbo a la conquista de su primera y única corona.

Descafeinada en el primer tiempo, todo hizo indicar que Croacia volvería a capitular en la penúltima instancia y más cuando un gol de tiro libre de Kieran Trippier puso en ventaja a los ingleses a los cinco minutos.

Pero el equipo de Gareth Southgate no supo aprovechar el control que tuvo en el partido y no dio el golpe para liquidar.

Al compás del infatigable Luka Modric, Croacia reaccionó en la segunda mitad y logró nivelar el marcador mediante una volea de Ivan Perisic a los 68.
De un centro al corazón del área de Sime Vrsaljko desde la derecha, Perisic se anticipó a Kyle Walker, muy torpe para buscar el despeje. A partir de ahí, las pulsaciones del duelo cambiaron radicalmente.

Croacia era la que mandaba ante un adversario que bajó la guardia.

El gol decisivo cayó en una jugada inofensiva, en la que los centrales ingleses John Stones y Harry Maguire se durmieron ante el asedio de Mandzukic, quien fusiló al arquero Jordan Pickford para meter el latigazo.

Después de 360 minutos de juego, incluidos dos cotejos ganados en los penales, Croacia cantó victoria otra vez. Y está en la final. A ver que pasa ahora, es decir el venidero domingo.

LUIS ZÁRRAGA CRESPO
CIUDAD CCS

Únase a la conversación