Cuentos Descoloniales | Del fast motion al slow modo

La razón y el tiempo también tienen color

Existe un efecto utilizado en la postproducción de videos llamado fast motion, gracias al cual amantes del cielo y el cosmos han podido extasiarse con hermosos time-lapses de auroras boreales.

Similares sensaciones ha despertado en los apasionados y apasionadas de la botánica, la zoología o la obstetricia, el observar en pocos minutos o incluso en segundos “el paso del tiempo”.

El fast motion logró entonces comprimir la duración de los procesos, ofreciendo al ser humano moderno la posibilidad de observar fenómenos que a simple vista no podían ser captados por el ojo humano o que, en su defecto, le demandarían realizar un ejercicio contemplativo del que ya no disponía de tiempo.

Si desconoces lo que es el fast motion o time lapse haz click en este enlace https://www.youtube.com/watch?v=SWv3ungRSBY , si ya lo conoces igual te recomiendo ver el video, imagina que estás sentada-o ahí, expuesta-o a la naturaleza y que todo cuanto observas sucede en “tiempo real”;  luego retoma la lectura.

La máquina de vapor que para finales del siglo XVIII se prendiera en Europa, no sólo devino en Revolución Industrial, trajo consigo la aparición de nuevas maquinarias cuyos motores de combustión interna  funcionaron a partir del uso de hidrocarburos derivados del petróleo.

Los motores de estas máquinas exigieron ser alimentados, la industria no podía detenerse; más carbón, más petróleo; ponerla a andar para poder avanzar.

El tiempo se convirtió en una estación de trenes, con paradas y rieles, con mapas de destino, con itinerarios de viaje; el tiempo se convirtió en aviones, carros, autopistas, motos, metros, internet.

De manera brusca y acelerada los tiempos de la humanidad fueron desplazados por el nuevo tiempo moderno, nuestras prácticas cotidianas sufrieron las consecuencias, tanto así que todo cuanto hacemos en nuestras ciudades, lo hacemos con premura: comer, trabajar, estudiar, parir, pensar,  incluso amar.

Se nos impuso la idea del tiempo lineal, en las escuelas se nos enseñó sobre la evolución de la vida, los políticos repitieron apresuradamente discursos que justificaron mantener encendido el motor y así fuimos naturalizando que todo tiempo futuro es mejor, porque todo pasado es sinónimo del atraso que ya superamos.

La “indetenible” marcha de la máquina y su expansión por el mundo fue haciendo de nuestras cosmovisiones lo que la tala de árboles genera sin contemplaciones en este instante, en este segundo en los suelos de la selva amazónica.

Como seres humanos modernos cumplimos religiosamente con los ritos que nos exigió la modernidad, porque nuestro modelo ideal se montó en el fast motion (como diría a quien a continuación citamos):

“El ser humano para poder relacionarse con lo infinito crea normativas o metarrelatos o modelos ideales y lo hace para poder comprender, no es un problema de pensamiento religioso es una forma de ser del ser humano” (Juan José Bautista, profesor de la Escuela de Pensamiento Crítico Descolonial)

Si te resultó agradable este Cuento Descolonial puedes encontrar otros aquí.

Si un cuento no te basta y quieres escuchar la voz de quienes citamos, te invitamos a ver este video:

Ciudad CCS / Ketsy Medina Sifontes
Foto montaje: Bernardo Suárez

Únase a la conversación