José Gelhder: El dibujo para mi es un caminar

José Gelhder: dibujante, pintor y ceramista

123
123

La obra de Geldher es crítica y en ella se muestran conflictos y contradicciones morales y sociales que este creador de izquierda ataca desde el arte.

Se define a sí mismo como un comunicador visual y fabricante de mentiras. “No soy artista plástico porque el plástico se derrite”, dice.

José tiene habilidades para el dibujo y la pintura, expresiones artísticas que considera sus favoritas, sin embargo, también trabaja la cerámica.

En la década de 1950 estuvo interno en el correccional Instituto de Preorientación en Los Teques, donde creció y empezó a trabajar en el arte, gracias a las labores que realizaba en una casa hogar.

“Allí había una serie de psicólogos que hacían estudios a cada niño que ingresaba y lo iban adaptando a diferentes áreas, según las habilidades”, explicó.

Para él, estar en ese lugar fue un golpe de suerte, contó con grandes maestros que lo ayudaron en su aprendizaje.

Más adelante forma parte del Taller Libre de Arte, un centro cultural donde se impartían clases sin sujeción a regla alguna, se efectuaban exposiciones, conferencias y cursos de interpretación del arte moderno; luego viaja a Europa, donde trabajó durante seis años como personal de limpieza y estudió en escuela de Beaux Arts, gracias a una beca de estudio y trabajo que le otorgó el Partido Comunista en la ciudad de París, Francia.

La Parroquia 23 de Enero, hogar de José, es el lugar en el que ha desbordado todo su conocimiento cultural. Allí, fundó un taller de cerámica en el que dictó talleres durante un tiempo.

Este artista posee en su haber más de 3 mil piezas entre cerámica, dibujo y pintura, todas resguardadas en la Casa de La Cultura, ubicada detrás de los bloques 3 y 4 de Monte Piedad.

A sus 71 años José no se cansa. Trota diariamente y trabaja en la Casa de la Cultura de la parroquia 23 de Enero, campo de batalla en el que lucha por el reconocimiento de los cultores que allí hacen y han hecho vida durante décadas.

“El dibujo para mí es un caminar diario”, asegura José, quien defiende a su obra de la comercialización, y es que a pesar de que ha participado en numerosos salones de arte, no participa en muestras mercantilistas del arte.

Verónica Abreu Roa