Declaran estado de catástrofe en Chile por incendios forestales

La medida aspira garantizar la seguridad ciudadana y facilitar la evacuación y rescate de personas en riesgo

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, declaró hoy ”Estado de Excepción Constitucionalen las sureñas regiones de La Araucanía, Biobío y Los Ríos, a consecuencias de los incendios forestales que devastan esas zonas.

Esa medida, que se interpreta como estado de catástrofe, se implantó en toda la región de Biobío con excepción de las comunas (municipios) de Concepción y Talcahuano, y toda La Araucanía, menos en la comuna de Temuco, su capital, mientras que en Los Ríos comprende a las comunas de Mariquina y Panguipulli.

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, al dar a conocer esa medida extraordinaria desde el Palacio de La Moneda, informó de la designación, en el marco de las atribuciones constitucionales del estado de excepción, a tres altos mandos de las Fuerzas Armadas como jefes de defensa nacional para enfrentar la emergencia por los incendios forestales.

Ellos son el contraalmirante Carlos Huber Vio, para la región de Biobío; el general de brigada Rodrigo Pino Riquelme, para La Araucanía y el general de brigada Joaquin Morales Burotto para las comunas de Mariquina y Panguipulli en Los Ríos.

Ubilla dijo que con esa medida extrema se busca fortalecer la red de apoyo logístico para enfrentar estos siniestros, y que esos mandos estarán encargados de “controlar el orden público, apoyar operativamente las tareas de prevención, el combate de los incendios y adoptar todas las medidas necesarias para evitar riesgos de la población”.

También deberán garantizar la tranquilidad ciudadana y facilitar todas las labores necesarias de evacuación y rescate de los afectados por los fuegos, agregó Ubilla.

Los incendios cobraron fuerza el pasado fin de semana y hoy numerosos siniestros continúan activos en amplias zonas del sur del país en especial en La Araucanía.

Allí ya fueron calcinadas por las llamas más de ocho mil hectáreas de bosques y pastizales, decenas de viviendas quedaron destruidas y evacuadas cientos de personas según reportes de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior (Onemi).

Chile enfrenta una situación complicada y poco habitual, pues en el norte, normalmente caluroso, el denominado invierno altiplánico ha provocado inundaciones y desbordamiento de numerosos ríos con saldo de tres muertos y una niña desparecida.

En contraste, en el sur del territorio, normalmente frío incluso en la etapa veraniega, las altas temperaturas han establecido marcas históricas.

En declaraciones a los medios, el especialista Luis Salazar, de la Dirección Meteorológica de Chile, explicó que en el norte del país durante lo que resta de semana deberán continuar las lluvias, aunque no tan intensas, en las zonas de la cordillera de los Andes, las cuales son las causantes de las fuertes riadas.

Pero añadió que en las norteñas regiones de Arica, Tarapacá y Antofagasta esas condiciones se deben mantener al menos hasta marzo, cuando el verano comienza a ceder, y las temperaturas serán menores que lo habitual, producto de la nubosidad.

Según el meteorólogo, se espera en cambio que la ola de calor que ha afectado sostenidamente al centro y sur del país vaya disminuyendo en los próximos días, en el orden de los cuatro a seis grados.

De ocurrir esto, podrían también reducirse los incendios forestales, que son estimulados por las altas temperaturas, la resequedad del ambiente y fuertes vientos, aunque la negligencia de las personas resulta también un factor desencadenante según advierten las autoridades que llaman constantemente a aumentar todas las precauciones.

Prensa Latina

Únase a la conversación