Defensores del patrimonio dieron voz a la historia Caribe

La Fundación para la Protección y Defensa del Patrimonio Cultural de Caracas celebró un encuentro para la búsqueda de la reivindicación de la...

En honor a la semana de la Resistencia Indígena, y para reconocer el legado heredado por los pueblos originarios, los días 09 y 10 de octubre se llevó a cabo el II Encuentro Caraqueño de Patrimonio Emerü en las instalaciones de la Casa de la Historia Insurgente.

A fin de que la cultura de los Caribe se conozca y se relacione con nuestra identidad como pueblo, la arqueóloga Iraida Vargas y el profesor Mario Sanoja fueron las voces que profundizaron sobre el tema.

Cultura caribe

Posteriormente se abrió una mesa de debate junto a los asistentes, para explicar elementos humanos sobre esta tribu que pobló gran parte de territorios venezolanos, colombianos, de las islas Antillas y de otros países. Surgieron incógnitas como: “¿Por qué los españoles los describieron negativamente en sus crónicas? ¿Practicaban la poligamia? ¿Eran hostiles?”

El profesor Sanoja argumentó que para que la colonización tuviera una justificación válida, era necesario desacreditar la cultura caribeña, presentando al indígena como un individuo que necesita ser transculturizado para crecer, dejando en un tercer plano elementos culturales y sociales de la comunidad caribe que los enaltece como civilización.

Por otra parte, se abordaron aspectos sobre las raíces caribes, reflejadas en comunidades indígenas actuales, establecidas en diversas partes de Venezuela, donde se puede apreciar que aún conservan métodos de trabajo para la realización de artesanías, siembra y agricultura y varias manifestaciones ceremoniales.

Visión caribe

“Caracas inicialmente no era un valle, era un espacio forestado, donde distintas tribus manifestaban su forma de convivencia (…) Para ello existía un conjunto de reglas que establecían el orden”, acotó Vargas, explicando además que se basaban en la organización de los terrenos y dominios de los pueblos y una estructura jerárquica, liderada por los caciques, la clase militar y los agricultores. La mujer tenía a su cargo el tema de la crianza y algunas expresiones como la danza y la artesanía.

“El ejemplo más tangible del trabajo de las mujeres se aprecia en una pequeña esfera que era microperforada y usada como prenda y ofrenda, la cual ha sido evaluada por expertos, señalando que actualmente se lograría a través de la perforación láser”, dijo Vargas.

Historia mal contada

La historia universal ha referenciado a los indígenas como “gente brincando de un lado a otro”, pero quienes lo caracterizaron de esta manera fueron los mismos que saquearon la tierra labrada y fértil que construyó ese “indio brincón”, así lo dio a entender la arqueóloga.

Especialistas relataron la historia aborigen.

Caracas decolonial

Otra iniciativa que surgió del encuentro es el renombramiento de calles, autopistas y avenidas que enaltecen los nombres de personajes que maltrataron a la comunidad indígena durante el proceso de colonización.

Si de apelativos se trata, Caracas es una ciudad de matices. Por una parte adopta los nombres de los caciques Catia, Chacao, Chuao y Caricuao, para bautizar diversos sectores; sin embargo, la arteria vial más importante de la ciudad, fue bautizada autopista Francisco Fajardo, conquistador de la zona norcentral, quien se aprovechó de sus raíces indígenas para traicionar a los caribes, “pudiendo llamarse Autopista Toromaima, que es una opción viable y enriquecedora”, sugirió la arqueóloga.
__________________
Decolonización visible

En el año 2004 se sustituyó la estatua de Cristóbal Colón por una de Guaicaipuro, Tiuna y de Caurimare, ubicada en el antiguo Paseo Colón, espacio que en el 2008 fue renombrado como Paseo de la Resistencia Indígena.

El escudo de armas del Distrito Capital dentro de la Cámara Municipal fue sustituido por dos gigantografías: una de Simón Bolívar y otra de Chávez.
Otro ejemplo visible fue la estatua de Ezequiel Zamora dentro de las instalaciones del Parque Zamora, suplantando varios iconos coloniales.

NATASHA MARTÍNEZ / CIUDAD CCS
FOTOS JAVIER CAMPOS

Únase a la conversación