El diálogo no ha terminado, el diálogo continúa

JJ Álvarez

JJ Álvarez

El diálogo entre el Gobierno Bolivariano y la oposición continuó en la República Dominicana, comenzó el jueves 11-01-18 y se prolongó hasta el domingo 14-01-18. En ese foro de conversaciones se siguen cotejando opiniones y acordando puntos de vista para tomar resoluciones innovadoras que facilitarán la búsqueda de soluciones. El diálogo debe acogerse como la mejor recomendación del presidente Maduro en beneficio de la paz duradera.

Hoy día, sectores fascistas de la oposición se disgustan con el diálogo, dicen que es una perdedera de tiempo. Esto, al parecer, es un error más de los tantos que ha cometido esa ala opositora. Dice el dicho que de los errores se aprende; pero, eso sí, de ser el error muy grave, el que lo ha cometido merece castigo.

El pueblo espera que en el diálogo se promocionen negociaciones amplias y fructíferas para un acuerdo satisfactorio que dé solución urgente a los problemas apremiantes –devaluación del bolívar por efecto del Dólar Today, alta inflación e insuficiente emisión de monedas y billetes, etc– que amenazan la estabilidad económica.

Ahora, el presidente Maduro, en un esfuerzo por neutralizar el efecto del Dólar Today, que irresponsablemente se impone desde EEUU, contrapone la criptomoneda Petro para preservar el poder adquisitivo del bolívar y fortalecer el sistema financiero del país. Por ello es necesario que el Petro sea considerado materia sustentable en el diálogo que continuará el jueves 18-01-18.

Entre los acuerdos que se seguirán logrando en el diálogo, se debe deplorar el violento y trágico incidente en que perdió la vida el joven constituyente por el estado Trujillo, Tomás Lucena, quien fuera abaleado por sicarios frente a sus pequeños hijos y su compañera.

Mantener el diálogo con relaciones de respeto mutuo a la soberanía significa retornar a una política de coexistencia pacífica entre el gobierno y la oposición. Lo reiteró Jorge Rodríguez, por la delegación del gobierno.


Únase a la conversación