El hambre como arma en Birmania

Más de medio millón de rohinyás (de un total de un millón que viven en Birmania) lograron huir a Bangladesh desde finales de...

33
33

Más de medio millón de rohinyás (de un total de un millón que viven en Birmania) lograron huir a Bangladesh desde finales de agosto para escapar de lo que Naciones Unidas ha calificado como una limpieza étnica por parte del Gobierno birmanés, destacan agencias.

Según el Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU, casi un refugiado de cada cinco llega a Bangladés en estado de “malnutrición grave”. Y a pesar de las promesas del Gobierno birmano, la ayuda humanitaria, de la que dependen la mayoría de rohinyás, es distribuida con cuentagotas.

“Queremos ir a Bangladesh. Si nos quedamos, moriremos de hambre. Pero no tenemos dinero” para pagar el transporte, explicó una mujer rohinyá, en una de las únicas visitas a la zona del conflicto, cerrada por el ejército, que el Gobierno organizó para algunos embajadores de la región asiática y la prensa internacional.

En la playa de arena negra de Gaw Du Thar Ya, los más pobres esperan que se haga un milagro, con la mirada clavada en la orilla de Bangladés, a pocos kilómetros al otro lado del estuario.

La crisis empezó tras el ataque de puestos de policías por parte de rebeldes del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA), lo que desató una fuerte ofensiva del ejército birmano.

Los primeros refugiados llegados a Bangladesh dijeron que huían de los combates y abusos del ejército birmano, pero los que arriban ahora hablan del hambre.

Ciudad CCS
Foto AFP


Join the Conversation