Erika en combate por Caracas

La candidata a la Alcaldía ha recorrido las 22 parroquias y desde el Estado Mayor comenzó a resolver problemas

77
77

Erika Farías es una mujer activa que siempre está en acción. Ya sea en una caravanata (llamada así porque combina la movilización por los barrios a pie, en moto o en la caravana tradicional sobre un carro), o en cualquier otra actividad política, la candidata a la Alcaldía de Caracas por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y el Gran Polo Patriótico, recorrió palmo a palmo las 22 parroquias que conforman la ciudad capital durante el último mes.

En las asambleas populares y los casa por casa, escuchaba y recogía propuestas para armar su plan de gobierno. En las caravanatas, pese a que la circunstancia la obligaba a llevar paso más presuroso por las calles de las comunidades, no tenía reparo en tomar de las manos de los vecinos los papelitos donde los moradores asentaban peticiones particulares.

Además, por las tardes solía reunirse con el Poder Popular conformado por consejos comunales, comunas, comités locales de abastecimiento y producción (CLAP) y los viviendovenezolanos. En cada encuentro con estos activistas populares, afinaba la estrategia a seguir en la contienda electoral de este domingo 10 de diciembre, es decir, se ocupaba de “aceitar” la maquinaria.

Érika tejió de la mano de su comunidad su plan de gobierno. Además, construyó su estrategia política desde las bases más profundas de las comunidades de Caracas. Escuchó todo lo que tenían que decirle los caraqueños para trazar una hoja de ruta, a fin de alcanzar su objetivo una vez asuma su responsabilidad al frente de la Alcaldía: seguir profundizando la gestión revolucionaria, socialista y comunal en la capital.

Escuchando a todos

Erika Farías también se reunió con los gremios: los estudiantes, la juventud, los transportistas, los cultores, los motorizados, los deportistas, los cuerpos de seguridad, entre otros. De primera mano también recogió sus inquietudes y sugerencias.

En el fragor de la contienda, además, asumió la jefatura del Estado Mayor para Caracas. “Ya vamos a empezar a gobernar y esta mañana hicimos la primera reunión en Miraflores, donde tocamos nueve puntos que consideramos para arrancar esta nueva etapa”, dijo horas después de haber sido nombrada en este cargo por el presidente Nicolás Maduro.

Precisó que entre esos puntos estaban atender el tema de la basura y la iluminación, así como el del transporte. Paralelamente a la campaña, la dirigente revolucionaria encaró oportunamente el compromiso al frente del Estado Mayor para Caracas, conjuntamente con el alcalde de Caracas, Luis Lira; la viceministra para la Suprema Felicidad, Carolina Cestary, y el jefe de Gobierno del Distrito Capital (GDC), Antonio Benavides Torres.

En el caso de la basura y el alumbrado público, la líder revolucionaria priorizó varias parroquias, en las cuales se recogieron toneladas de desechos sólidos, se cambiaron bombillos y se repararon los semáforos.

En el caso del transporte, en plena coyuntura como consecuencia del sabotaje y la guerra económica, también le extendió la mano a la población con un plan de contingencia en varias parroquias priorizadas (La Vega, Antímano, Sucre, entre otras). Allí se habilitaron vehículos cuadrilleros para trasladar a los pasajeros, tras el abandono de las rutas por parte de privados que ejercen como transportistas públicos.

Tomando en cuenta estos trabajos, se puede decir que la candidata bolivariana comenzó a resolver los problemas de la ciudad mucho antes de la contienda de este 10 de diciembre.

Una caraqueña para Caracas

Erika Farías vivió su niñez, adolescencia y juventud en el barrio Los Eucaliptos de la parroquia San Juan. Nació un 30 de octubre de 1972, lo que quiere decir que acaba de cumplir 45 años de edad.

Quienes la conocen desde niña afirman que, desde que era una jovencita, se distinguió entre sus amigos por ser la más activa del grupo. Cursó estudios de Filosofía en la UCV y de Educación Integral en la Universidad Simón Rodríguez.

Erika es reconocida como un cuadro político de primera línea del Comandante Hugo Chávez, desempeñando diferentes responsabilidades dentro de la Revolución. Fue ministra de Alimentación y estuvo a cargo del Despacho de la Presidencia.

En 2008 pasó a ser la titular de la cartera de Comunas, a la par que coordinaba el Frente Francisco de Miranda, un movimiento que nació el 29 de junio de 2003 en La Habana (Cuba), teniendo como mentores a los comandantes Hugo Chávez y Fidel Castro Ruz.

Este movimiento fue creado ante la necesidad que tenía la Revolución venezolana de tener en la población a trabajadores sociales comprometidos, sólidos, efervescentes y muy dinámicos, por ello sus integrantes son, en su mayoría, jóvenes.

Quienes conocen a Farías en esa faceta señalan que es una joven con “un liderazgo acentuado y con mucha influencia sobre su entorno”.

Para sus compañeros de trabajo, cuando estaba en el Ministerio de Comunas, se caracterizó por ser bastante exigente y crítica con su equipo.

En el gobierno del presidente Nicolás Maduro se ha desempeñado como ministra del Despacho de la Presidencia –nombrada el 22 de septiembre de 2017– Además, fue electa, con los votos del pueblo, gobernadora de Cojedes y luego constituyente.

También ocupó el Ministerio para la Agricultura Urbana, desde el 4 de enero de 2017. Fue vicepresidenta del Socialismo Territorial, instancia que coordina las acciones de Comunas y Movimientos Sociales, Vivienda y Hábitat, Agricultura Urbana y Cultura.

El estado comunal, su meta

Erika Farías es una de las promotoras del Estado comunal, el cual definió como “la guía de la Revolución en los próximos años”. Ha manifestado, como lo hizo en su visita al estado Portuguesa en 2016, que “será el Plan de la Patria Comunal elaborado en cada comuna del país, la contribución de cara a los logros de los cinco objetivos históricos del Plan de la Patria”.

“Estamos pidiendo al pueblo organizado que elabore en su territorio un Plan de la Patria Comunal, con los cinco objetivos del Plan de la Patria”, señaló.

La idea central del plan es que cada comuna elabore su Plan de la Patria Comunal, con propuestas dirigidas a potenciar la capacidad y el desarrollo de cada territorio desde el punto de vista político, económico, social y ambiental.

Erika es de las que cree que esta idea se debe desarrollar en tres años para atender en el corto, mediano y largo plazo situaciones y problemas que deben ser priorizados por el Poder Popular.

La dirigente estima que estas acciones a corto plazo deben complementarse, posteriormente, desde los diferentes niveles y mecanismos de gobierno –Consejo Federal de Gobierno, Consejo de Ministros, Gobernación y Gobierno Comunal– para ir resolviendo los problemas del pueblo y avanzar hacia la concreción del Plan de la Patria en cada territorio.

Como precursora del Estado comunal, Farías aplaudió la promulgación de la Ley Orgánica de los Consejos Comunales, que aprobó la Asamblea Nacional en 2009. Apenas los diputados de aquel ente legislativo levantaron sus brazos para aprobar el instrumento que daba un marco jurídico a las organizaciones sociales, se pronunció: “Consolidará la construcción del socialismo bolivariano y del Poder Popular en Venezuela”, destacó.

Fue enfática al afirmar que la ley permitiría avanzar de manera firme hacia la construcción de una sociedad socialista, para poder cumplir con los objetivos que nos hemos trazado de satisfacer, no solamente las necesidades materiales de nuestro pueblo, sino también las humanas.

Apuntó que la ley marcaría el camino para “acabar con la herencia que nos dejó el sistema capitalista”, pero aclaró que estos objetivos solo se lograrían “con un pueblo organizado, disciplinado y consciente”, como lo proyecta la Revolución Socialista venezolana.

Juan Ramón Lugo / Ciudad CCS


Únase a la conversación