FARC denuncia campaña de desprestigio en su contra

¿Será el miedo de los sectores conservadores frente a nuestra presencia electoral motivo de tanta difamación? señala en un comunicado

71
71

El partido político de izquierda surgido tras la disolución de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, denunció que diferentes sectores de la sociedad colombiana hacen uso del tema de la violencia sexual en las filas de la antigua organización armada para promover una campaña de desprestigio en su contra.

“No es casualidad que las calumnias aumenten en la medida en que se amplía la difusión de nuestro mensaje por la construcción de un país incluyente y con justicia social. ¿Será el miedo de los sectores conservadores frente a nuestra presencia electoral motivo de tanta difamación y mentira?”, señaló en un comunicado el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

El documento destaca que en su momento la guerrilla “desarrolló una política de respeto e inclusión de la mujer” y que al interior de las filas de la organización armada primaba una normativa interna en la que se les explicaba a las mujeres “que buscaban el ingreso a la guerrilla” que debido a los “rigores de la guerra” no se admitían embarazos.

“Las mujeres embarazadas debían tomar la decisión de asumir su maternidad y retirarse de la fuerza o dar por terminado su estado (…) La decisión era de la mujer y respetada por la organización”, sostiene el texto.

Asimismo, el comunicado explica que se promovía el uso de anticonceptivos y se entregaba formación “para una vida sexual saludable y responsable”.

El movimiento político recordó también que durante los diálogos de paz en La Habana la guerrilla aceptó someterse a la Jurisdicción Especial de Paz (por medio del cual se juzgará a exguerrilleros, militares y terceros que participaron en el conflicto armado) y advirtió que aquellos “que hubiesen cometido actos no relacionados con la lucha política deberían someterse a la justicia ordinaria”.

La guerrilla dejó las armas y se convirtió en partido político el pasado 1 de septiembre, modificando su nombre, pero manteniendo la sigla con que se la identificó durante más de 50 años.

A raíz del Acuerdo de Paz cerca de siete mil rebeldes se desmovilizaron y ahora varios de sus líderes aspiran a participar en política por intermedio de la nueva agrupación.

SPUTNIK

Únase a la conversación