Golpe de Estado en Honduras

Roy Daza

34
34

El 26 de noviembre fue electo por amplia mayoría Salvador Nasralla, como presidente de Honduras, abanderado de la Alianza de la Oposición, que integra, entre otros, el partido LIBRE (Libertad y Refundación) que lidera el expresidente Manuel Zelaya Rosales.

El mismo domingo no se dieron los resultados, el lunes tampoco, se “cayó” la plataforma y se fue la luz, y se produjo un silencio extraño, de parte de las autoridades del Tribunal Electoral; acto seguido, cuando se restituyó el sistema de cómputos, aparece ganando Juan Orlando Hernández (JOH) con una diferencia mínima frente a Nasralla.

Consumado el fraude, el pueblo sale a la calle a reclamar por la democracia y a defender lo que fue su voluntad clara y mayoritaria, el triunfo de la Alianza de la Oposición y de Salvador Nasralla. El gobierno de JOH reacciona y decreta el toque de queda y suspende las garantías constitucionales.

Se había consumado un nuevo golpe de Estado en Honduras.

Se habla de varios muertos y de una represión generalizada, todas las organizaciones democráticas de América Latina y de Europa se han pronunciado contra este nuevo atropello a la democracia hondureña, de parte de los mismos golpistas que en junio de 2009 depusieron por la fuerza a Mel Zelaya.

La OEA, como dependencia de la política exterior estadounidense se queda callada, y los gobiernos de la derecha miran hacia otro lado, cuando se trata de responder ante un hecho preocupante de la política latinoamericana: que el presidente Donald Trump ha tomado la decisión de liquidar a la democracia y a las instituciones.

El pueblo hondureño sigue en la calle, batallando y clama por la solidaridad, el pueblo hondureño es valiente e inteligente y sabrá alcanzar la victoria frente a los dictadura que le han impuesto. ¡Este combate aún no ha terminado!

dazaroy@gmail.com


Únase a la conversación