Hoy arranca el Eje de Sala del FITC 2019 con la obra Popol Vuh

El director José Luis León estrena su creación con fuerza en las tablas del Teatro Municipal

Con música de violines, trombones y percusión; vestuarios coloridos, danzas, diálogos ingeniosos y algo de humor, Popol Vuh del director José Luis León, busca grabarse en la memoria de cada espectador durante su estreno este fin de semana, a propósito de la inauguración del Eje de Sala en el esperado Festival Internacional de Teatro de Caracas (FITC) 2019.

¿Pero qué pasa allá atrás? es lo que se preguntan los que estaban presentes en el Teatro Municipal, preparándose para ver los frutos del ensayo general de la puesta en escena del Popol Vuh, pieza que cuenta los relatos del pueblo Maya guatemalteco, acerca de la creación del hombre y la voluntad de los dioses.

Nos cuenta una voz ancestral

La historia arranca con la creación de la Tierra por parte de los dioses: Gucumatz y Hurakán, quienes entre disputas y risas crean vida, pero algo sale mal, ya que primero se dio vida a los animales y posteriormente vino la creación del hombre, inicialmente de barro con deficiencias tales como: la mudez, que imposibilitaba que los hombres alabaran a sus creadores. ¿Egocéntricos los dioses, no? Pero entre ensayo y error, prueban hacerlos con madera; sin embargo, esta prueba tampoco funcionó. Hasta que por fin el fruto de la esperanza dio pie al hombre de carne y hueso. Toda esta magia y otras más se podrán observar y disfrutar, gracias al trabajo de la Compañía Nacional de Teatro.

La dirección general y actores de esta pieza contaron con el apoyo de la Orquesta Filarmónica Nacional, quienes forman parte de la Compañía Nacional de Música, dirigida por el maestro Daniel Gil. Ellos están encargados de la composición musical, la cual se adaptara a las situaciones planteadas en el escenario: deidades, humanos de madera, de maíz y dioses forasteros que quieren contaminar la armonía de la Tierra.

La alcaldesa Erika Farías, junto al Gabinete de Cultura, representado por María Isabella Godoy, no se perdieron este ensayo y calladitas se sentaron para deleitarse con esta presentación.

¡Oh, piojito mío!

Un elemento magnífico que se debe resaltar es el papel que juega la naturaleza dentro de esta puesta en escena, animales desde los más pequeñitos, como un piojo en la cabeza de una anciana, hasta feroces tigres, osos y lagartos son interpretados a plenitud por el elenco, quienes ponen alma y corazón en la personificación e imitación de los sonidos para dar vida a cada especie.

La historia de los gemelos trasciende la leyenda maya.

Rescate de valores

Para no hacer ningún tipo de spoiler (no revelar la trama), contaré poco: dentro de la historia de este pueblo maya, Xibalbá, el Dios del Inframundo y un equipo de dioses bien equivocados, con antivalores, buscan comerse a los hombres y causar disturbios, por lo cual los gemelos Hunahpú y Xabalague, llenos de la sabiduría de sus raíces, les hacen frente con diversos retos, donde las deidades y su parranda de almas descarriladas se vieron vencidas por la inteligencia y el valor que caracterizaba a estos hermanos.

Hasta un nuevo nombre surgió de estos ensayos: Los raritos descarrilados, llamados así debido a que el asistente de dirección de la obra y su redactora presente se rieron con la actuación de este amplio grupo de actores que mientras representaban el comité de Xibalbá, entre pelucas, máscaras escalofriantes y harapos, comenzaron a correr por el escenario, lo que nos recordó por completo la escena del video musical del rey del pop, Thriller. Todos estaban escapando dela picada de un mosquito, ¿Que si transmitía chikungunya o no?, no lo sabremos.

NATASHA MARTÍNEZ / CIUDAD CCS
FOTOS YRLEANA GÓMEZ

Únase a la conversación