Infiltrados le han hecho daño a la Revolución

Esta afirmación la hizo Hernán Abreu, comandante guerrillero de los años 60, y aseguró que Chávez revivió la esperanza

El surgimiento de Hugo Chávez con aquel “Por Ahora” del 4 de febrero de 1992, no solo hizo resurgir la esperanza de muchas venezolanas y venezolanos que vivían en la pobreza y que estaban sumidos en el más profundo desaliento y desengaño, que sentían todo perdido y que Venezuela seguiría bajo el dominio del Puntofijismo y de un poder político entregado a los designios del imperio yanqui; sino que provocó que reviviera el anhelo de muchos hombres y mujeres que se alzaron en armas, durante aquellos años 60 del siglo pasado, contra la dirigencia política que conducía con mucho desacierto los destinos de esta “Tierra de Gracia”.

Uno de esos hombres revolucionarios de la guerrilla venezolana de la segunda mitad del siglo XX, que percibió un renacer de esa esperanza, fue el profesor Hernán Abreu, miembro de la guerrilla que enfrentó al status quo puntofijista y que también es conocido como el “Comandante Patricio” del Frente Guerrillero José Antonio Páez.

Abreu, docente jubilado de la Universidad Central de Venezuela, contó que aunque tuvo esa ilusión adormecida en su alma, nunca la perdió. Relató que presentía que algún día iba a surgir algo que iba a resquebrajar los cimientos de la falsa democracia puntofijista.

“Antes de tomar la decisión de sacar el último año en la Escuela Técnica Industrial, yo le mando una carta a la dirección del Partido Comunista, dirigida a Carlos del Vecchio, y en ella le digo que si no hay nada yo me quedaré tranquilo y veré qué hago, me pondré a estudiar; pero a la vez en esa misiva le hago ver que de ese desastre que teníamos en el país podía surgir alguna fuerza que nos sacaría de esa catástrofe. ¡Y esa fuerza fue Chávez!”, afirmó emocionado.

Abreu señaló que cuando Chávez emergió aquel 4 de febrero sintió una gran emoción: “fue una alegría grandísima para mí, vi que ese hombre estaba firme con aquel “por ahora”. Había una esperanza, venía algo bueno para el país”.

A partir de aquel instante, el profesor Abreu hizo contacto con Rubén Ávila –padre del mayor general Rubén Ávila, el hombre que manejó el tanque que subió las escaleras del Palacio Blanco el 4 de febrero de 1992– y le comentó que el levantamiento militar de Hugo Chávez era la esperanza para que las fuerzas de izquierda tomaran el poder y cambiaran las cosas en Venezuela.

Abreu manifestó que, sin embargo, no será sino a partir de la salida de Chávez de la cárcel cuando se integra al MBR200 y comienza a trabajar con fuerza en los Valles del Tuy.

“Me entregué de lleno al MBR200 en el Tuy y levanté gente en Ocumare, Charallave, Santa Lucía, Santa Teresa y todos los Valles del Tuy; allá ayudé a impulsar el movimiento”, precisó.

Abreu celebró junto a su familia cuando el pueblo retomó el poder

En el chavismo hay muchos infiltrados

Para Abreu, se hace necesario que en la Revolución Bolivariana haya un mayor filtro en la escogencia y selección de nuevos cuadros, así como en cargos públicos importantes, “porque de no ser así vamos a tener burócratas y corruptos” que le seguirán haciendo mucho daño a la Revolución.

El profesor Abreu acotó que, desde su perspectiva, no hubo un proceso de selección estricto de las personas que conformaron en principio la militancia y los cuadros del Movimiento V República (MVR), lo que originó que en la organización política ingresara gente que le hizo y ha hecho mucho daño a la Revolución Bolivariana.

“Yo sí noté que ese paso de abrir las compuertas era necesario, porque había que inflar la organización, llenarla; pero a nosotros se nos infiltra gente, que ya uno los medía a través de los contactos que uno tenía”.

Entre esos infiltrados se encuentran Luis Miquilena y gente de Acción Democrática que llegaron hasta a trazar líneas en el partido. “Para mí hasta Rafel Ramírez ingresó en esa temporada del MVR”, recalcó Abreu.

___________

Biografía Mínima

Hernán Abreu nació en San Juanillo, un caserío de la sierra oriental del estado Sucre. Fue agricultor y vaquero desde muy niño. Estudió en la Escuela primaria de Cumanacoa y luego en la Escuela Técnica Industrial (ETI) de Maturín, así como en las de Cabimas y Caracas. Se graduó como técnico petrolero en 1967 y es profesor jubilado de la UCV. Ha escrito 3 libros: Memoria del Frente Guerrillero José Antonio Páez, Frente Guerrillero Manuel Ponte Rodríguez e Infancia y juventud de un guerrillero.

______________

Suspensión por golpe

El profesor Abreu comentó que su hija menor, Ingrid Patricia, cumplía 15 años el 12 de abril de 2002, y desde el 8 él y su esposa estaban en los preparativos de la fiesta para celebrar las 15 Primaveras de la adolescente.
“Pero desde el día 10, cuando vi que todo los acontecimientos vislumbraban que la situación estaba difícil en el país, le informé a la familia y a mis amistades que la fiesta de Ingrid Patricia estaba suspendida”.
Relató que el 12 de abril movilizó gente a la Plaza Bolívar de Ocumare para protestar el golpe de estado, pero él no se pudo trasladar a Caracas debido a que estaba afectado de salud, aunque celebró en su casa la retoma del poder.

JUAN CARLOS PÉREZ DURÁN/CIUDAD CCS/BIEN RESUELTO
FOTO JESÚS VARGAS/ERNESTO MORGADO

Únase a la conversación