Swing Latino | Jesús Gómez se mantiene “duro y curvero” en el canto

Comenzó a “pegar lecos” a los siete años, en un programa infantil del C5.

57
57

Su voz se escucha en el oscuro recinto y las notas chocan contra los cauchos arrumados en un rincón. Quienes le conocen saben que le queda mucho por ofrecer. Alguien comenta que “habrá que montar una edición del Buena Vista Social Club en Venezuela para que tomen en cuenta a esas leyendas de la salsa”.

Los comienzos de Jesús

Ese podría ser el caso de nuestro personaje de esta semana: Jesús Antonio Gómez Pérez, un sonero corrido en siete plazas y que lucha por retomar el sitial que se ganó a fuerza de “lecos”, como diría el recordado José Rosario Soto. Allí, en una cauchera de Montepiedad labora este veterano vocalista nacido en Caracas el 13 de noviembre de 1950, quien fuese una de las primeras voces de El Sonero Clásico del Caribe, y quien se diera a conocer, además, con orquestas de renombre como La Sonora Caracas y el maestro Porfi Jiménez.

“Yo estoy siempre listo, “duro y curvero” para cantar. Lo que tengo en el “gañote” es una bala. Ahorita ando en eso de montar mi propia agrupación para recuperar el tiempo perdido.

—Tienes 50 años cantando…
—Eso es correcto, porque a los siete años ya estaba metido en el ambiente, gracias a doña Teresa de Gómez, mi mamá, quien me llevaba a audicionar en los programas de televisión.

—¿Hijo único?
—No. Somos cuatro hermanos, dos hembras y dos varones. Roberto, mi hermano, quiso ser cantante, pero perdió la voz en el desarrollo. En mi casa siempre ha habido músicos. Mi papá era trombonista y un tío mío le daba duro al cuatro; fue él, precisamente, quien me enseñó las primeras lecciones en ese instrumento.

Jesús Gómez pasó su infancia en Propatria. De extracción humilde, no se dio el lujo de ir a ninguna academia. Debutó como cantante en un programa llamado “El primer aplauso”, que se transmitía por el Canal 5 de Televisión, y conducía el famoso Mago Henry.

“Allí conocí a Raquel Castaños y a Oswaldo Morales. Luego, mi mamá me llevó para que cantara en el programa de Buck Rogers, en Radio Caracas Televisión; también en El Circo… me faltó el Show del Tío Saume, pero estaba muy pequeño.

Cuenta Jesús, que su primera grabación la hizo con la Coral Infantil de Venezuela de Raúl Cabrera. “Una canción llamada Pueblito de Barlovento, que tiene su historia, porque la oyó el maestro Billo Frómeta y me llamó para grabar un LP, pero hubo inconvenientes de ubicación, y al final lo montó la soprano Rosalinda García.

Profesionalmente, Jesús monta una orquesta en la famosa tasca La Kaneca, en Catia, por donde pasó gran cantidad de músicos y cantantes. Allí estuvo cerca de diez años hasta que el recordado trompetista Carlos Guerra lo conmina a unirse al Sonero Clásico del Caribe, donde impuso los éxitos Macusa y Eso es mentira.

Gómez se mueve como un pluma. Como dijo, anda en eso de montar su agrupación para continuar en lo que califica como “su vida”: la música.

—¿Te gustaría cantar con alguna banda en particular?
—Mira… Soy admirador de una agrupación sonera formada por chamitos: La Séptima Bohemia, donde cantó “El Alacrán”; con ellos me gustaría grabar. Son otra cosa, algo distinto en el son.

¡Saravá!

Ángel Méndez
Foto Ajomen


Únase a la conversación