Joe Ruiz: “El duro de la clave”

Maestro de la improvisación, logró imponer su estilo con el Grupo Mango y el Trabuco Venezolano

124
124

Cuando Joe Ruiz salió a la palestra el llamado “boom” de la salsa había reventado con fuerza. Joe Cuba, Richie Rey, y la Fania All Stars ocupaban el espectro mundial de la salsa. En nuestro país solo había ojos para La Dimensión Latina y más tarde surgiría con fuerza el fenómeno Oscar D’León. El Grupo Mango, la banda que lo catapultó, realmente recibió poco apoyo, a pesar de lo adelantada de su música.

Joe, “El duro de la clave”, las tenía todas para triunfar, pero no quiso el destino que lograra el estrellato internacional que se merecía. La falta de un buen mánager y una vida un tanto desordenada terminaron por cerrarle las puertas de una fama a la que tenía justo derecho.

Este lunes, Búlmaro José Ruiz Barrios estaría cumpliendo 69 años de edad. Nació un 17 de julio de 1948 en Pariaguán, pero fue en Caracas donde desarrolló todo su potencial como cantante y… sonero.

La alternativa

Gracias a las notas de “Cheo” Guevara y Elio Navas podemos realizar una cronología de la vida de este extraordinario cantante, que bien mereció el título de sonero.

Su debut como profesional se registra cuando apenas tiene 19 años, el 25 de julio de 1967, durante las festividades del Cuatricentenario de Caracas, en uno de los actos programados en La Pastora.

En esa oportunidad fue captado por Kiko Pacheco y a las pocas semanas ya estaba grabando por vez primera con los Juniors Star, en el LP Los Junior la sensación del momento para el sello Prodanza.

A finales de los 70 se produce el regreso de Federico y su Combo. Con “El Rey del Güiro” Joe graba tres producciones discográficas. Sobresale la pieza El cobrador, número por el cual Federico y su Combo es requerido por Colombia para presentarse en los carnavales.

Cheo Palmar logra conformar para ese entonces (1972) una agrupación denominada Las Estrellas Latinas y Joe pasa a formar parte de la referida agrupación. Grabó el segundo y tercer disco, compartiendo tarima con “El Negrito” Calaven, Canelita Medina y el propio Cheo Palmar.

Más tarde entra en la Orquesta Monumental, dirigida por el trompetista Héctor Poleo y del 74 al 75 nuestro personaje se encuentra trabajando con Rumbón Diez, una buena pero efímera agrupación que estuvo conformada por excelentes músicos como Cheo Navarro, Rafael “El Muerto” Silva, José “Flaco” Bermúdez, Gustavo “El Perro” Quinto, Edy Toro y Luis Gamboa. Allí compartió la escena con el gran Teo Hernández.

Al desintegrarse la agrupación, “El Negro” Joe es captado por el maestro Porfi Jimenez y graba los discos Tiene de todo Porfi 76 y Salsa Venezolana, ambos para el sello Velvet. Duró poco Joe con el maestro Porfi. A los diez meses , tanto él como “Coco” Ortega y “El Muerto” Silva conformaron el Grupo Tres. Joe grabó un 45 pero no participa en el LP, porque entonces se le presentó la oportunidad de entrar en las filas de el Grupo Mango.

Sabor a mango

Su entrada oficial marca el año 1976. Joe va a compartir con Moisés “Ajoporro” Daubaterre el tren vocal de la extraordinaria banda. Graba el segundo disco y logra una efímera fama que lo catapulta como una de las mejores voces soneras del país. La calidad de sus improvisaciones marcan la pauta musical y es cuando entonces el Grupo Mango se alza con el premio Record World como mejor sexteto de salsa del mundo, compitiendo con el mismísimo Joe Cuba. En ese mismo 1976, Joe graba con el pianista Alfredito Linares un disco de puro derroche de salsa y sabor: Alfredito Linares y su Salsa Stars, donde igualmente participan los demás integrantes del Mango, pero todo quedó en esa producción por falta de difusión. Ya la “payola” hacía estragos en la radio comercial.

El trabuco

Al año siguiente continúa la carrera avasallante de Joe Ruiz, con su ingreso al Trabuco Venezolano, la super banda del maestro Alberto Naranjo, quien logró reunir lo más granado de la salsa venezolana del momento, fuera de Dimensión y Oscar D’León. Joe grabó en las tres primeras producciones de esta super banda que hoy anda celebrando sus 40 años de vigencia musical. Se recuerdan los temas El muñeco de la ciudad y El Cumaco de San Juan.

En 1978, bajo la dirección de Kiko Pacheco, “El duro de la clave” rinde homenaje a quien fuese su inspiración en el canto y hasta en su vida cotidiana, “El bárbaro” Benny Moré.

Para 1979, a Joe lo vemos nuevamente con el Grupo Mango y a su vez trabaja con La Banda y su Salsa Joven. Graba la producción Tremenda salsa, donde destaca el numero En mi humilde barrio. Más tarde, en 1982, participa en la última grabación de Jorge Beltrán y Los Peñiques. Al año siguiente es llamado por el maestro Carlos Guerra para que imprima su voz en el disco Para gozar el son, de la agrupación Los Veteranos Son, donde además participaron el legendario Luisín Landaez, Jhonny Perez, Tito Ochoa, Jesus Marcano y Carlos Baute, entre otros.

En ese mismo año de 1982, Alberto Naranjo le conforma una especie de all stars para grabar el que sería su primer LP como solista: Simplemente Joe, en ese LP queda demostrado el porqué recibió el apelativo de “El duro de la clave”.

El epílogo

La Orquesta Café (1986), la Orquesta Charanguera (1988) y su participación en la banda de Gerardo Rosales en 1990, marcan la etapa final de la vida profesional de Joe Ruiz. Aunque tarde, el sonero se aparta un tanto del trasnocho y la intensidad vital; se dedica a la acción gremial como secretario general de la Asociación Musical. Fallece el 18 de Febrero de 1995, en pleno ejercicio del cargo.

Se destaca que Joe Ruiz, ya quebrantado de salud, comenzó a grabar un disco de boleros con arreglos de Roberto González, el cual no pudo concluir. Se espera que algún día salga a la luz publica este testimonio musical, como homenaje póstumo a quien en vida, y aún después de fallecido, es considerado uno de los mejores “soneros” de Venezuela. “El duro de la clave”.

¡Es la cosa! ¡Saravá!

Ángel Méndez