Justicia brasileña analizará posible libertad de Michel Temer

El expresidente fue arrestado ayer, acusado de haberse favorecido de sobornos

La justicia brasileña analizará el miércoles próximo el recurso de hábeas corpus presentado por la defensa del expresidente Michel Temer, arrestado ayer de forma preventiva por un caso de corrupción, se confirmó este viernes.

Según Agencia Brasil, el juez Antonio Ivan Athié determinó que el análisis del pedido de libertad ocurra en la próxima reunión colegiada de la primera instancia del Tribunal Regional Federal de la segunda región (TRF-2).

En el mismo veredicto, Athié pidió que el magistrado Marcelo Bretas informe, en 24 horas, si mantiene el fallo que determinó el encarcelamiento.

La víspera, el juez federal de Río de Janeiro, Marcelo Bretas, decretó la prisión preventiva del exgobernante luego de que la Fiscalía lo acusara de haberse favorecido de sobornos pagados por la Engevix, a cambio de beneficiar a la constructora en contratos con la empresa estatal Eletronuclear.

Bretas afirmó que el exjefe de Estado era el principal líder de una organización criminal que funcionó durante 40 años y desvió más de 473 millones de dólares.

El juez también ordenó la detención de otras siete personas, entre ellas a Wellington Moreira Franco Bretas, exministro del gobierno de Temer, y el excoronel de la Policía Militar João Batista Lima, íntimo amigo y aliado del extitular del Ejecutivo.

De 78 años, Temer pasó la noche en una sala especial en la Superintendencia Regional de la Policía Federal (PF) de Río de Janeiro, en la zona portuaria de la ciudad.

Este viernes el exocupante del Palacio de Planalto permaneció en silencio al ser interrogado en esa sede policial.

Anoche el exmandatario tuvo la visita de Carlos Marun, ministro de la Secretaría de su Gobierno y quien comentó a la prensa que su exjefe se encuentra muy triste, sorprendido e indignado, pero que tiene confianza en la justicia y espera que su nueva realidad “se revierta lo más rápido posible”.

Temer asumió el poder en 2016, tras ser destituida la presidenta constitucional Dilma Rousseff mediante un golpe parlamentario-judicial.

Durante su mandato (2016-2018) fue denunciado por corrupción pasiva, obstrucción de la justicia y formación de pandillas. En todos los casos las imputaciones fueron archivadas, pero el 1° de enero de este año, cuando entregó el sillón presidencial al político de extrema derecha Jair Bolsonaro, perdió el fuero privilegiado.

Prensa Latina

Únase a la conversación