Kike Gavilán: el cantante y actor que hurga en su pasado histórico

El artista es la voz principal de la orquesta La Callejera, de Cheo Romero, que está grabando su segundo disco

Kike Gavilán comenzó a tocar percusión a los 13 años y junto a su primo y otros amigos formaron la banda Vinyl. Luego nació La Redonda, donde tocaba fusión, hip hop y salsa, para luego dedicarse a otra agrupación de “bolero trip-hop” llamada LentoBioLento.

Actualmente es la voz principal de la orquesta La Callejera, de Cheo Romero, que está grabando su segundo disco, aún sin nombre, que contiene raíces salseras de los años 70 contextualizada a la actualidad y con todos los temas originales. Allí Kike Gavilán es el cantante, el maraquero y bailarín.

Pero no sólo la música le ha atrapado: también ha sido conductor de programas como “Ávila Salsa”, “Calle Caribe”, “Reconócela” y “Radio Crema Internacional”. Y en la actuación comenzó con “El Príncipe del Valle” y “Dame uno con todo”.

En el cine participó en una docuficción sobre la vida y obra del percusionista y compositor cubano Tata Guerra, luego estuvo en “Rastros en el Silencio” de Ángel Palacios y ahora tiene un papel importante y divertido en la película venezolana “Caribian Drim”, de Christian Márquez, que se estrenará el viernes 12 de octubre en todo el país. Allí hace de Christian, un personaje dicharachero, con una viveza criolla que le caracteriza, pero que también muestra su lado bueno. “Me lo vacilé”, dice sin tapujos.

-¿Cuál es tu lugar preferido de Caracas?

-Sin dudas el cerro Ávila o Waraira Repano, como lo llamaban nuestros ancestros, en cualquiera de sus sectores. Es el refugio natural de los y las caraqueñas, donde podemos recargar combustible para nuestro cuerpo y nuestra alma; donde nos reconciliamos con nuestra ciudad. Cuando peleas o discutes con Caracas subes al Ávila y ¡se acaba el problema!

-Un local nocturno, taguara o restaurante

-Cuando era más joven solía tener una vida nocturna mucho más agitada que ahora, pero cuando por fin decido y puedo salir voy a un sitio muy agradable llamado “Ajíes”. Se encuentra en los espacios abiertos del Teatro Teresa Carreño y creo que eso es lo que más me gusta de ese sitio: que es un espacio abierto muy ventilado donde podemos socializar. Además la música en vivo suele ser muy buena y ni hablar de los tragos de a base de ají frapé con cocuy.

-Una esquina o avenida

-La calle que queda entre las esquinas de Cuartel Viejo a Pineda, en Altagracia. En esa calle se encuentra la casa donde han nacido siete generaciones de mi familia. La casa fue adquirida por mi tatarabuelo el General Francisco Linares Alcántara durante su mandato en el año de 1877. Yo, que soy de las últimas generaciones de la familia, guardo muy gratos recuerdos de esa casa. Imagínate, si hablara aquella vieja casona, aquellas paredes podrían escribir un libro de historia inédita de Venezuela, dado que fueron testigos de reuniones donde acudían militares, políticos, historiadores, poetas y hasta los mismos generales Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez.

-Una película

– “Lucy” de Luc Besson. Me da una mínima idea de lo que pudiésemos lograr si utilizásemos un mayor porcentaje de la capacidad de nuestro cerebro. Ojalá que si algún día nuestra especie llegase a conseguirlo sea para hacer el bien. La fotografía, la trama, los efectos y las actuaciones son de primer orden.

-Una canción

-“Nana del caballo grande” de Camarón de la Isla. Podría darte mil porqués me gusta y uno de ellos sería que es la reunión de dos de mis personajes históricos favoritos: Lorca y Camarón; pero prefiero contarte lo que me pasa cuando paso un tiempo sin oírla y la vuelvo a escuchar: respiro, río, lloro, se me eriza la piel, siento, sufro, disfruto y vivo la desolación de la humanidad.

-Un libro

-“Falke”, de Federico Vegas. Llegué a ese libro por una búsqueda histórica personal. Soy un gran aficionado a la historia militar venezolana y dado que algunos de mis antepasados han escritos varias páginas en ella, estoy tratando de recopilar información para dejar testimonio a las futuras generaciones de la familia y a los venezolanos interesados en su historia. El libro es una novelización que hizo Federico sobre los diarios de su tío Rafael Vegas durante la expedición comandada por el General Román Delgado Chalbaud que a bordo del buque “Falke” desembarcó y asaltó Cumaná en 1929, contra el gobierno del general Gómez. Lo cierto es que llegué buscando a mi tío “Pancho” (el general Francisco Linares Alcántara, hijo), jefe del Estado Mayor de la expedición, y salí buscando más sobre el General Doroteo Flores (risas).

-Un poema

-“Ciudad sin sueño”, de Federico García Lorca. A pesar de haber sido escrito en 1930 sigue muy vigente, sigue siendo la crónica de nuestras caóticas ciudades…

-¿Tienes algún ritual antes de cantar, actuar? ¿Un amuleto?

-Lo más parecido a un ritual son algunos precarios ejercicios de calentamiento vocal y lo más parecido a un amuleto podría ser mi botellita de “picante”, que no puede faltar, pero lo que más disfruto antes de montarme a tocar es hacer chistes y reír con mis compañeros. Muchas veces son absurdos esos chistes, pero suben el ánimo, el chí que llaman.

-Cuéntanos acerca de tu papel en la película “Caribian Drim”

-Mi papel en la peli es el de Christian, un típico venezolano actual, que está en todas: compra, vende, lleva, trae, echa plomo y reparte abrazos. Christian, es una suerte de guía de dos españoles en Caracas, sobre todo de Nacho y quiere demostrarle que Venezuela no solo es un pandemónium sino que también hay gente buena en el barrio y que si bien no todos están al día con la ley, pues hay que sobrevivir. Fue una experiencia extraordinaria haber participado en este proyecto, es muy gratificante trabajar con un equipo que en su totalidad se apasiona por lo que hace, es una gran bendición.


“La guerra de todos” está en las redes

Los micros duran entre 2 a 9 minutos, depende de la investigación

Orlando Romero Harrington es un diseñador gráfico y realizador audiovisual que no deja de trabajar por las artes y la comunicación. Ahora está dedicado a la cineguerrilla con #LaGuerraDeTodos que se transmite por las redes sociales.

“Los micros son parte de una nueva estrategia en redes sociales para confrontar de manera directa y masiva a voceros políticos, del mundo del espectáculo y de las artes que se han alineado en pro de una invasión bélica contra Venezuela por parte de Estados Unidos y países aliados”, señala Romero Harrington.

En esos micros mezcla la investigación, el reportaje, la crítica y la opinión argumentada junto a la exposición de la verdad de Venezuela. ¿Cómo se distribuye? Por teléfono, redes y otras plataformas de internet. La idea es generar respuestas y comentarios de los seguidores y fanáticos.

Hasta la fecha, ya hay cuatro micros rodando con temas tabú que los medios tradicionales e incluso digitales no quieren o no pueden tocar.

La duración de cada micro varía de dos a nueve minutos, dependiendo la investigación y densidad del tema.
Este trabajo audiovisual se puede buscar con el hashtag #LaGuerraDeTodos
en Twitter, Facebook, Youtube e Instagram.


Como para no aburrirse
La historia de Amy Whinhouse en revelador documental

El documental se podrá ver desde el 2 de noviembre

Una historia real y novedosa promete Gil Cang, su productor, acerca de Amy Winhouse, la estrella del soul que dejó esta vida el 23 de julio de 2011 a causa de la intoxicación aguda por el consumo de alcohol a la edad de apenas 27 años.

Sí, en el documental “Amy Winhouse Back to Black” se podrá ver, a partir del 2 de noviembre en los formatos DVD, bluray y digital con nuevas entrevistas a productores y músicos, que incluye una noche íntima previa al concierto privado llamado “An Intimate Evening in London” que ofreció Amy Winhouse el 10 de febrero de 2008.

Temas del álbum “Back To Black” que lanzó la estrella en 2006 no quedarán por fuera en este documental, incluyendo la canción con el mismo título, uno de sus grandes éxitos que demostraba el dolor, la traición y el desamor.

Mientras, ya está en la cuenta AmyWinehouseVEVO de la plataforma Youtube el trailer del documental de 31 segundos de duración que ya lleva unas 85 mil vistas desde que se publicó el pasado 19 de septiembre.

Rocío Cazal/CiudadCCS

Únase a la conversación