La asamblea nacional y sus errores

JJ Álvarez

25
25

La derecha venezolana apoyada por el imperialismo yanqui con sus ávidos seguidores, se han empeñado en destruir la conciencia revolucionaria de la población. Digo conciencia revolucionaria, aquella conducta rebelde que se ha impregnado de la sabiduría natural para crear otro modelo de gobernar diferente al capitalismo, el Socialismo.

Por lo visto, la derecha ha intuido que un proceso revolucionario cuando entra en una etapa de superación del capitalismo, se tornará irreversible porque se funda con el espíritu del pueblo y en la conciencia social. Caída en cuenta, la derecha decidió librar la guerra política para destruir lo que amenaza su conducta codiciosa, el Socialismo.

Así tenemos que a comienzos de 2016 y a mediados de 2017, la mayoría de la derecha de la Asamblea Nacional (AN), electa el 6 de diciembre de 2015, se dio a la tarea de practicar la post verdad (mentira) con el apoyo de los medios privados de difusión para generar violencia terrorista, aprovechando la caída de los precios del petróleo y el decreto Obama que declaraba a Venezuela “una inusual y extraordinaria amenaza para la seguridad nacional y la política exterior de los EEUU”.

Y por si fuera poco, el avieso Ramos Allup, presidente de la AN, aseguraba que saldría del presidente Nicolás Maduro en 6 meses, por medio de un revocatorio que al final no se materializó.

Fue tal el desacierto de la derecha de la AN que obligó al TSJ a declarar la nulidad de todas sus decisiones y legislaciones.

La AN, caracterizada por la sumisión a los intereses de EEUU, está en un callejón sin salida. Connotados constitucionalistas opinan que la AN se autodisolvió por su constante errar. Séneca decía: Un error grave a menudo adquiere el significado de crimen.

La respuesta a todo el desastre de la AN no se dejó esperar, ahora el país cuenta con la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que trajo la deseada paz, nuevos gobernadores electos y muy pronto elecciones municipales.


Únase a la conversación