La cacica de la dignidad da la bienvenida a visitantes y citadinos (+Fotos)

Estatua del león que se encontraba en la entrada de Caracas fue sustituida por la figura de la guerrera Apacuana

Bajo un sol resplandeciente y con una danza Wayúu denominada La Yonna, se dio inicio a la inauguración de la imponente obra de arte que tomó el lugar que, durante años, fue ocupado por la estatua de un león, el cual hacía referencia al nombre con que fue fundada la capital por un personaje que ejecutó una cruel masacre en estas tierras, Diego de Losada.

Gracias a un proceso de decolonización, impulsado desde la Alcaldía del Municipio Libertador con la llegada de Érika Farías, al llegar a Caracas, por la autopista Valle-Coche, una magistral figura de la guerrera de Cúa, con melena larga, gruesos labios, ojos achinados y profundos, y una gran firmeza corporal, da la bienvenida a visitantes y locales citadinos, ella es Apacuana.

La alcaldesa dio a conocer el cambio a través de su cuenta twitter @ErikaPSUV donde publicó: #Apacuana resguarda la entrada hacia nuestra #Caracas Insurgente. Reivindicamos la obra de una gran guerrera que en el siglo XVI se resistió a la colonización de estas tierras. Con la fuerza de nuestra historia seguiremos resistiendo ante la cultura colonial que se niega a morir.

Ritual de la Palabra Sagrada

En la inauguración de esta obra del joven escultor merideño, Giovanny Gardelliano, hicieron presencia representaciones de pueblos indígenas como Kariña, Pemón, Jivi, Wayúu, entre otros. Además estuvieron personalidades como la antropóloga e investigadora, Iraida Vargas; la viceministra de los pueblos indígenas, María Soledad González; y la poetisa de la tribu Kariña, Morela Maneiro, quien realizó el Ritual de la Palabra Sagrada, donde por medio del canto en lenguas originarias, invocó el espíritu de la guerrera. “Hace 2 años fuimos hasta los petroglifos de la Piedra del Indio en el estado Miranda, y quisimos recoger los pasos de ella para llamarla el día de hoy en esta ceremonia. Sentí escalofríos, ella está presente” expresó Maneiro.

La Cacica de la Dignidad

Vargas la llama La Cacica de la Dignidad  porque “fue la que convenció a su pueblo que no siguieran teniendo miedo, que era preferible morir a vivir en la indignidad de la dominación”. Además resaltó que Apacuana es víctima de una historiografía vendida que ocultó el papel de las mujeres en las luchas contra los invasores”.

También hizo referencia a que la lucha de Apacuana no solo estuvo impulsada por la resistencia contra la colonización de los pueblos sino que también estuvo inclinada al reconocimiento por la dignidad femenina porque el pueblo QuiriQuiri “respetaba a sus mujeres”.

La vicepresidenta de pueblos Indígenas, Omaira Rodríguez, resaltó la visibilización que se le ha venido dando a los pueblos originarios con la llegada del Gobierno Bolivariano, creando instituciones y leyes que amparen la cultura de los que siguen resistiendo el ataque de una modernidad que arrastra sus costumbres y territorios.

Al pie de la gran escultura se encuentra una placa que dice: Mujer, indígena, madre, curandera, cacica de la etnia QuiriQuire, impulsora de la resistencia contra la colonización española del siglo XVI. Su legado sacude la historia patriarcal de Occidente, avivando el espíritu de rebeldía de todas nuestras generaciones”.

La Yonna

Juan Ramírez, representante del pueblo Wayuu, explicó que la danza de La Yonna se realiza frente a un monumento, lugar o símbolo patrimonial y sagrado. Es básicamente la búsqueda del equilibrio social, solidaridad colectiva y relación entre la naturaleza y el hombre. “Se trata de una danza donde la mujer es quien tiene protagonismo y tumba al suelo al hombre que va bailando con ella”, dijo Ramírez.

La mujer va asemejando movimientos de la naturaleza y animales al ritmo del kasha, único instrumento utilizado en esta manifestación que imita los diferentes sonidos del territorio wayúu.

Niedlinger Briceño Perdomo/Ciudad Ccs
Foto: Vladimir Méndez

 


Únase a la conversación