La expresión artística lucha también en digital

La obra de la ilustradora Etten Carvallo es una forma de combate que libra representando lo afirmativo del entorno

El arte, que siempre ha sido un vehículo para informar, expresarse, o simplemente para ser espejo de realidades y fantasías, ha ido evolucionando y a su vez amoldándose a la era tecnológica, valiéndose de las nuevas herramientas para generar presencia a escala digital.

Este es el caso de la ilustración, rama del arte gráfico que por vincularse a lo narrativo y llevar implícito un mensaje o conocimiento de algo, ha sido el complemento perfecto para los trabajos periodísticos, tanto en impreso como en digital.

“El cambio del trabajo manual al trabajo digital en esta área ha sido, en principio, por los tiempos del diarismo, a lo que se le sumó, más adelante, el uso de las redes sociales”, contó Etten (Carvallo), quien desde hace ocho años ha ilustrado las ediciones de Ciudad CCS.

Este hecho influye en la celeridad con la que debe ser entregada la información a un consumidor, cada vez más ávido de contenidos de fácil y rápido acceso, para lo cual la ilustración calza como anillo al dedo.

“A uno le afecta un poco el cambio a lo digital, porque uno también tiene esa parte romántica de las texturas, de tener el contacto con el papel, con la pintura, el agua, la tinta; es muy gratificante, pero se está abocado a afrontar lo que los tiempos requieren sin perder esa parte bonita”, dijo esta creadora de viñetas cargadas de crítica social, denuncias o elogios a la justicia e ideología política, y quien reconoce las bondades del formato digital, sobre todo por la inmediatez con la que el trabajo llega al consumidor, que a su vez se duplica o triplica por la facilidad de acceso que, como otra virtud, le otorga lo digital a la información.

Hugo Chávez todo lo hizo por amor. Expresa el sueño de Chávez de la construcción de la Patria buena

Esa vinculación del arte gráfico y lo narrativo que posee la ilustración, puede solo ser lograda por un artista en la materia, alguien que pueda sustituir con una imagen algo que se diría en muchas palabras.

Por muchos años se ha cuestionado, debatido y filosofado si el artista nace o se hace, y en la vida de Etten, esta eterna diatriba se ha visto dilucidada, afirmando a través del ejemplo que el artista nace.

El caso de Etten es peculiar. Ella manifestó su gusto por las artes desde antes de nacer, a través de los antojos, que en casos regulares se manifiestan con un apetito voraz por algún alimento en específico, pero que en su caso, generó un hambre insaciable de cultura en los padres.

Teatro, cine y danza se convirtieron en las nuevas actividades predilectas de los progenitores de la niña, quien en sus primeros años continuó visitando constantemente estos predios.

Así, Etten comenzó a alimentar la observación y a enamorarse de las imágenes, en las que hurgaba cada detalle y por las que más adelante comenzó a sentir la necesidad de plasmar lo que la rodeaba. Al parecer era el destino que la llamaba:

“Siempre tuve mucho contacto con la imagen y quedé prendada de ella. Empezó a surgir en mí, esa necesidad de dibujar, de expresarme a través del dibujo”, rememoró.

La justicia, lo político y lo social son una constante en su obra

La noche es su momento perfecto para trabajar, por el silencio, la tranquilidad y porque para esa hora ha tenido oportunidad de investigar lo ocurrido durante el día a escala global y ello le permite identificar el tema a desarrollar en su próxima obra.

El trabajo de esta ilustradora está impregnado de una femineidad que se siente en la cálida forma en la que usa el color sin que esto afecte en absoluto a la crudeza que quiere reflejar en muchas de ellas.

La serenidad, calma y dulzura que emana con su sola presencia equilibran a la rudeza y claridad con la que realiza cada una de sus piezas, análisis contundentes que envían un mensaje directo y sin titubeos. Armas no convencionales con las que emprende la lucha contra una guerra no convencional, “que ha pretendido subyugarnos, desmoralizarnos como pueblo y hacernos perder nuestra identidad”, a través de la difusión de lo afirmativo venezolano y la siembra de valores,

___________

La vida y el arte

La necesidad de contar historias y generar sentimientos la alimentó con su formación primaria en un colegio orientado precisamente a explotar las capacidades artísticas y creativas de cada niño, lugar en el que, elaborando e ilustrando el periódico escolar, inició su conexión con la comunicación. Más adelante, esta caraqueña nata se formó en la Cristóbal Rojas, donde cursó estudios de Diseño Gráfico, mención Artes Gráficas, que puso en ejercicio desde su egreso, en el año 1995.

Pintar lo que somos para forjar identidad

Esta ilustración, como muchos otros trabajos de esta artista, es una de las formas de resaltar todo aquello que nos identifica y enorgullece por lo que representan.

Aquí la expresión máxima de lo que somos se presenta en un rostro que está grabado en las entrañas de quien haya nacido en esta Patria.

Con la imagen de Bolívar se refleja la grandeza de un pueblo que no se intimida ante opresores, y a su vez la certeza de que esta gente tiene la templanza de asumir cualquier batalla que atente contra su integridad y su derecho a vivir en paz bajo sus propias reglas y dinámicas.

Los colores patrios y el brillo que le proporciona la artista a la imagen, le brindan un aire de festejo que evoca aquel Año Bicentenario que en 2011 recordaron y celebraron las acciones que este personaje protagonizó, y con las cuales logró hacer de este un pueblo libre y soberano.

VERÓNICA ABREU ROA/CIUDAD CCS/BIEN RESUELTO

Únase a la conversación