La Librería Mediática | El editor de oficio

Marialcira Matute

El editor de oficio

Grandes editoriales, referenciales, con un lugar preferente en el mundo de los libros, se han caracterizado por tener buenos editores y su calidad permanece en el tiempo. En Venezuela, Biblioteca Ayacucho, con el recordado Humberto Mata y el exigente Edgar Páez; Monte Ávila Editores con Gabriel González. En España, Anagrama. En México, Fondo de Cultura Económica. En Argentina, Sudamericana. En Uruguay, Banda Oriental, América Latina o Ediciones del Chanchito. La lista es larga y también lo es la lista de editoriales que producen libros descuidados, para vender simplemente y que no vale la pena ni nombrar. Hoy queremos traer a colación editoriales jóvenes de España y Venezuela hacia las que sentimos especial respeto.

El perro y la rana. Fundada en 2006 en Caracas, es parte del Ministerio del Poder Popular para la Cultura. En doce años se acerca a los cinco mil títulos en su variadísimo catálogo de ediciones y co-ediciones, muchos de ellos de libre descarga y más de 8 millones de ejemplares impresos, de distribución gratuita o a precios subsidiados por el Estado. Hoy la preside Katherine Castrillo, joven editora, comunicadora y poeta. La editorial es escuela del oficio. Destaco de sus más de mil autores, por lo leído y comentado, a José Negrón Varela, antropólogo que resultó toda una revelación en 2017 y a Luis Angulo Ruiz, referente indiscutible en el mundo del periodismo serio en Venezuela. Y de sus editores fundadores, a Yanuva León y Marco Aurelio Rodríguez.

Impedimenta. En 11 años de actividades, esta editorial madrileña, «Premio Nacional a la mejor labor editorial cultural 2008», se dedica a buscar grandes obras literarias clásicas y modernas para «sorprender a los lectores”, como bien lo define Enrique Redel, su editor y dedicado lector. Y nos sorprende, con libros-joyas en los que sobriamente contenido, forma, papel y presentación convierten de inmediato a quienes se topan con ellos en seguidores de un adictivo catálogo que ofrece grandes de la literatura muy divulgados como el estadounidense Twain; autores descubiertos más recientemente como el rumano Cartarescu, o rescatados de un posible olvido como la inglesa Gibbons o el japonés Soseki.

Amanecí de bala. Fundada en Acarigua en 2013 «para imprimir obras que impulsen a la conciencia» por el editor Juan Ramón Guzmán, realiza ediciones y co-ediciones con el mayor cuidado y entrega. Su nombre es un homenaje al poeta Víctor Valera Mora. Su más reciente título es De refilón, compa. Fragmentos reflexivos sobre política, de Wilmar Castro Soteldo, actualmente encargado de la cartera de Agricultura Productiva y Tierras quien hace además, como nosotros, de «librero mediático». Y es que dedica buena parte de su programa televisivo Cultivando Patria a hablar de libros, como bien dice Castro, en «una especie de aula virtual». A partir de allí, agregando el contexto noticioso de Venezuela y el mundo e ilustraciones tomadas de los «Libros-cuadros», de Mónica Chalbaud ha surgido esta interesante novedad editorial de distribución gratuita, disponible también en Bibliotecas Públicas.

Acirema. En Táchira, Joel Arellano conduce este proyecto desde 2017, en el que homenajea al poeta tachirense Antonio Mora. Ha ido acumulando importantes firmas que van labrándose una historia o ya son referentes en la literatura nacional. Me detengo en uno de los títulos, que estoy por leer. Es Habla, palabra, de Luis Britto García, doblemente premio Nacional de Cultura en Literatura y Humanidades y también doblemente galardonado con Casa de las Américas. La portada del libro es uno de los característicos pájaros de la artista plástica Morella Jurado. La novedad es parte de las colecciones de Acirema, que produce algunos de los libros-objeto más bellos publicados actualmente en el país


Únase a la conversación