“¡La onda expansiva casi nos tumba!”

Público que se hallaba lejos de la tarima sintió el impacto. 50 millones de $ y estadía en USA fue lo ofrecido a...

El 29 de julio los actores del plan magnicida se hallaban con los drones en Chinácota y se trasladaban a Barquisimeto para el segundo entrenamiento y las pruebas a los artefactos con el grupo de muchachos “reclutados”.

El 2 de agosto, de vuelta a Caracas, los drones son armados para ser usados en el acto aniversario de la Guardia Nacional, el sábado 4.

El Grupo Alfa (dron A) operaba desde el piso 10 del Centro Empresarial Cipreses, en el centro de Caracas. “Desde la terraza iniciaron la acción terrorista y el vuelo de la aeronave pilotada a distancia (…) con la sustancia explosiva”, explicó el ministro Reverol a través de una planimetría del atentado.

El dron A, cargado con pentrita y pólvora, lograría sobrevolar la Av. Bolívar sobre la parte superior y frontal de la tarima presidencial y es desorientado por los inhibidores de señal de la Guardia Presidencial.

“La onda expansiva tumbó a algunos oficiales e hirió a otros”, dijo Maduro, mientras mostraba en sus declaraciones unos balines de plomo que estaban dentro del explosivo e impactaron contra los siete militares heridos en el atentado.

Por otra parte, el dron B era operado por el Grupo Bravo desde la esquina de Curamichate a Viento, desde un vehículo marca Chevrolet, modelo Orlando. “El plan era que ambos drones llegaran de manera simultánea a la tarima presidencial, lo que se evitó gracias a los inhibidores de señal y al descontrol del dron del Grupo Bravo, que posteriormente explotó en el edificio Don Eduardo”, dijo Reverol.

“Piezas del dron B chocaron contra las ventanas de los pisos siete, cuatro y dos, lo que dejó a su paso al menos tres heridos, un apartamento incendiado, un hueco en el techo de una de las residencias del piso 1 y algunas ventanas rotas”, cuentan los testimonios.

“Nadie sabe lo que estamos haciendo, debemos pensar y actuar de forma fría, natural”, dice el principal organizador, Osman Tabosky, en uno de los audios presentados por el presidente Maduro como evidencia.

___________

A prueba de C4

La explosión de apenas un kilogramo de este tipo de artefacto pudo resultar en catástrofe, tratándose de una sustancia expansiva de 8.050 metros por segundo, más potente que la conocida TNT (dinamita). Tal cantidad, comparada con los 250gr que asesinaron al fiscal Danilo Anderson, y cuyo impacto repercutió en los edificios aledaños, da cuenta del objetivo a alcanzar.
Las “bondades” bélicas, según el exmiembro de la Marina estadounidense Christopher Michel, son la maleabilidad, la resistencia al fuego y a los disparos, y que solo se activa con detonador.
Gracias al aglomerante plástico es muy estable a las condiciones atmosféricas y al transporte, tanto que puede adentrarse en grietas, agujeros o equipos.
El principal país fabricante y usuario en el mundo de esta potente arma es Estados Unidos.

FRANCIS COVA/CIUDAD CCS
FOTO LUIS BOBADILLA

Únase a la conversación