En la panadería El Quijote lo importante es hacer bien el trabajo

El pueblo venezolano continúa apostando y trabajando para fortalecer el nuevo modelo económico y productivo de la nación

La panadería El Quijote, ubicada en el urbanismo Los Ojos de Chávez, de la parroquia San Agustín, forma parte de los proyectos socioproductivos emprendidos por el pueblo revolucionario para contrarrestar las mafias especulativas que dificultan el acceso del pan a precio justo al venezolano.

Yeraldyn Chagaray, responsable de la panadería El Quijote, relató que este proyecto arrancó en el mes de mayo del pasado año, gracias a la iniciativa de 12 jóvenes del Frente Francisco de Miranda (FFM), habitantes de este urbanismo, que se prepararon y fueron certificados por la Misión Saber y Trabajo, por el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces), y por un grupo de especialistas en el área de panadería que les impartió el conocimiento para que los luchadores sociales que hoy día trabajan para el beneficio de la comunidad, aprendieran a preparar, hornear y elaborar los panes, los pasteles y las galletas que son expendidas en el establecimiento.

Chagaray sostuvo que actualmente esta panadería atiende a las comunidades que forman parte del punto y círculo de la Base de Misiones, entre ellas, los Urbanismos Los Ojos de Chávez, Gigantes de Latinoamérica, Rey de Reyes y Bicentenario I, II y III. Asimismo destacó que le brindan el servicio a un conjunto de Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) de carácter institucional.

“Diariamente despachamos no menos de 500 o 600 panes. Mientras en la calle el pan salado no baja de 400 o 500 bolívares soberanos, aquí lo tenemos en 100 y 150. Nuestra intención es garantizar que las personas puedan adquirir el pan a bajo costo para así ayudar a contrarrestar esta guerra que estamos viviendo y que no vamos a permitir que nos debilite”, resaltó la joven emprendedora.

Algunos de los productos que se elaboran y despachan en este bonito y acogedor local, cuyo interior se encuentra adornado con sillas y mesas artesanales de madera, son: el pan campesino, el francés y el pan dulce, las acemitas, tortas de pan, bizcochos, ponquecitos, roles de canela y de chocolate, pan de jamón, pastelitos de masa de hojaldre, cachitos, galletas de mantequilla y galletones, entre muchos otros manjares pasteleros de creación propia.

Las personas que visiten esta panadería también podrán sentarse a degustar una deliciosa taza de café, o comprar algunos de los embutidos o bebidas que allí se expenden a precios asequibles para el pueblo venezolano.

“Esperamos que con el transcurso del tiempo podamos ampliarnos y hacer que el servicio sea cada vez mejor. Hoy día me siento muy feliz porque estoy contribuyendo a construir mi país; es gratificante como ser humano que estés haciendo tu trabajo bien y estés ayudando a tus compañeros y a tus vecinos”, concluyó Chagaray.

___________

Proyecto agrourbano

Con el objetivo de consolidar la organización productiva ante los embates de la guerra económica, así como de garantizar la seguridad alimentaria de los habitantes del urbanismo Los Ojos de Chávez, el FFM y el Movimiento Agrourbano instauraron un proyecto agrourbano e impulsaron la Ecopatria Sembrando Socialismo

Mientras que en la ecopatria se elaboran productos biofertilizantes y abonos sin tóxicos ni químicos, en el proyecto agrourbano se realizan siembras de rubros de ciclo corto, tales como el cilantro, pimentón, ají dulce, remolacha, zanahoria, cebollín, y de plantas ornamentales y medicinales para el provecho de la comunidad.

“La intención del proyecto es demostrarle al pueblo venezolano que podemos autosustentarnos con el consumo de algunos rubros y no pagar la cantidad de dinero exorbitante que piden en la calle”, aseveró Chagaray al tiempo que señaló que esta iniciativa “sirvió de inspiración para que algunos vecinos de la comunidad integraran sus esfuerzos y sembraran algunos aliños y hortalizas en sus balcones y hasta en las ventanas de sus cuartos”.

En el lugar, que se encuentra adyacente a la panadería, también se realizan talleres en el que se instruye al pueblo sobre las técnicas ideales para el establecimiento de los canteros, los modos de riego, abonos y repelentes naturales que pueden utilizarse de acuerdo al tipo de rubro.

La vocera lamentó que a causa de las constantes lluvias se humedeciera la tierra del cultivo y se generara el hongo tricoderma que afectó la cosecha de pimentón, de remolacha, de ajo chino y de habas. “En este momento estamos trabajando en contrarrestar las enfermedades y las bacterias que puedan quedar en el terreno. En un mes esperamos comenzar nuevamente con el proceso de siembra”

ELIANA MUÑOZ/CIUDAD CCS
FOTOS VLADIMIR MÉNDEZ

Únase a la conversación