La revolución en escena: Chambearte Los Teques

El Parque Cultural Social Villa Teola, en la ciudad de Los Teques, fue el espacio seleccionado para el Campamento Juvenil de Cultura y...

115
115

El Parque Cultural Social Villa Teola, en la ciudad de Los Teques, fue el espacio seleccionado para el Campamento Juvenil de Cultura y Comunicación de Calle que, a solicitud del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, nuestro colectivo impartió la semana pasada a cincuenta y cuatro jóvenes del Plan Chamba Juvenil.

La experiencia, ya iniciada hace un mes en Caracas con otro contingente de entusiastas y talentosos muchachos y muchachas, servirá para incorporar a la práctica escénica a un significativo número de jóvenes de la localidad, que respondieron a la invitación hecha por el presidente Nicolás Maduro para incorporarse al trabajo creador, productivo y liberador.

Las instalaciones de “Villa Teola” comprenden una extensa área diseñada en torno a una antigua casona rescatada por el Metro de Los Teques, y que a partir del año 2012 se incorporó a la dinámica cultural de la capital mirandina.

Allí, a la sombra de sus árboles y favorecidos por el acogedor clima que nos acompañó durante los cuatro días de actividad, las y los facilitadores de Comunicalle compartimos saberes en las disciplinas de actuación, expresión corporal, estatuismo, música y creación plástica; que serán algunas de las áreas que el naciente “Chambearte Los Teques” comenzará a transitar próximamente.

El tema propuesto por los y las participantes de Chamba Juvenil como eje del campamento fue la resistencia cultural. A partir de allí debatimos sobre las diversas propuestas que expondrían el mensaje que queríamos transmitir.

Nos dividimos en dos grupos: uno lo haría mediante una acción comunicacional en la que el teatro, el baile y la música servirían para focalizar la resistencia cultural desde la imposición de los antivalores de la moda y el consumismo impuesto por los medios de comunicación y, como respuesta popular, la valorización de nuestras costumbres y tradiciones.

El segundo equipo abordó el tema con visión plástica, en la que ocho estatuas vivientes mostraban situaciones de opresión de las que debían liberarse. Elementos naturales (las hojas y cortezas de los árboles recogidas en el lugar), fueron el mejor insumo para dibujar sobre los cuerpos de las y los jóvenes originales vestuarios y maquillajes.

Una extensa caminata hasta el centro de la ciudad, acompañando a las cofradías que ofrendaron el Martirio de San Juan, sirvió de cierre a la jornada y permitió mostrar a los tequeños los logros de los nacientes “chambeartistas”.

Armando Carías / Comunicalle


Join the Conversation