La salsa de Pedrito Moya retumba con su trombón

Lleva varios años montado en un CD de puros trombonistas venezolanos

54
54

Es un chamo. Nació el 30 de octubre de1981, pero desde niño fijó su mirada en el Universo y hacia allá se dirige con su música: Pedro Xavier Moya García, de Puerto Cabello, estado Carabobo.

En su familia no prevalece, como en la mayoría de nuestros entrevistados, el rollo musical. Su único hermano es bombero. A Pedrito le dio por apagar otro tipo de candela, la que arde en los corazones de los rumberos cuando de lejos se escucha el tumbao de las congas o el sonido de un trombón. Domina su instrumento a la perfección, “pero lo sigo estudiando, porque tiene secretos inimaginables y yo estoy empeñado en sacarle todo lo que tenga”.

Confiesa el joven trombonista que de niño lo suyo era música criolla. Su padrino, trombonista de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Puerto Cabello, le invita a participar en la majestuosa agrupación y es allí donde comienzan sus inicios en el instrumento.

“Mis inicios fueron con la Sinfónica Juvenil y allí mismo, en Puerto Cabello, entré a trabajar con una agrupación de “pures” llamada Los Cromáticos. Yo tenía como 17 años y el menor de ellos tenía 60 años… jejeje”.

—¿Cuándo decides venirte a Caracas?

 

—Para proseguir mis estudios entré en la Escuela de Músicos Militares y me inicio en lo popular. Estaba muy de moda La Dimensión Latina y yo siempre he admirado el sonido de La Dimensión.

Ya mi profesor, Obdulio Maríquez, me había dado las lecciones principales en el instrumento, pero entendí que era la calle la que me iba a curtir. La calle y los discos. Yo me bebí la savia de Barry Roger, José Rodriges y Mon Rivera. Esos fueron los inicios internacionales del trombón y entendía que debía investigar a fondo el sonido que emanaba de cada uno de ellos. Claro que igualmente me cautivó ese sonido indiscutible de barrio que tenía Willie Colón en sus primeros tiempos. Esos fueron mis grandes maestros. Guataca pura.

Graduado en el 2003 en la escuela de Músicos Militares, Moya es contratado por la Orquesta Sarao en Caracas y allí acompañó cualquier cantidad de artistas. Nos suministra una lista donde figuran Tito Rojas, Guillermo Dávila, Memo Morales, Rafael “Pollo” Brito, Samir Bazzi, Willie González, Ismael Miranda, Tony Vega , Los Cadillacs , Luigi Texidor, Adalberto Santiago, Ray Sepúlveda, Wichi Camacho, Roberto Blades, Proyecto A, Porfi Jiménez, Melody Gaita, Pedro Arroyo, Paquito Guzmán, Grupo Vera, David Pabón, Salserín, Manuel Guerra, Domingo Quiñones y Viti Ruiz entre otros.

—Tocaste con la Orquesta Latino Caribeña…

 

—Sí, eso fue en el 2010, cuando formé parte del Conservatorio Simón Bolívar del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de Venezuela. Allí me integré a la Orquesta Latino Caribeña Simón Bolívar con la cual intervine, conjuntamente con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, en la obra Maestra Vida, del panameño Rubén Blades.

Pedrito Moya no descansa. Trabaja incansablemente y hace dos años le dio por conformar una orquesta. Fue así como comenzó a sonar en la radio venezolana el tema Soy sonero, letra y música suya

—Cierto. El caso es que un día estaba en mi casa, soplando mi trombón y me vino a la mente escribir. Escuchaba música y como fantasmas se aparecieron cuatro personajes y me puse a componer, como dice Mauricio Silva. Soy sonero está dedicado a Marcial Istúriz, Rodrigo Mendoza, Miguel Araujo y Wilmer Lozano, ellos fueron quienes me inspiraron.

—¿Intuyo que es uno de los números de tu primer CD?

 

—Bueno, ese es mi proyecto número dos, porque el primero, y ya llevo cinco años trabajándolo, es un Cd donde aspiro a que participen todos los trombonistas venezolano, o la mayoría de ellos, por lo menos. Allí figuran nombres de importancia. Con ello solo quiero dejar sentado el valor musical que tenemos en nuestro país en el dominio de ese instrumento. Es un sueño que tengo que cumplir.

Ángel Méndez
Foto/Ajomen

 


Únase a la conversación